Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos defiende que la reforma financiera ayudará a abaratar la vivienda

El ministro de Economía afirma que el Gobierno no elegirá a los "compañeros" de las fusiones

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención en 'Los Desayunos de TVE'.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención en 'Los Desayunos de TVE'. EFE

El ministerio de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha defendido hoy que la reforma del sector financiero ayudará a reducir los precios de la vivienda. El Gobierno ultima su propuesta para dar continuidad a la remodelación bancaria, un proyecto que presentará en 15 días. El objetivo de la misma es garantizar la solvencia del sector y sanear los activos problemáticos derivados del ladrillo que aun perduran en sus balances. Para ello, el Ejecutivo exigirá nuevas provisiones por valor de 50.000 millones a cajas y bancos, aunque las entidades, según informa Íñigo de Barrón, están tratando de influir en el Gobierno para que acepte sus propuestas y suavice la medida.

Según ha explicado Guindos en una entrevista a TVE, los bancos y cajas "se están llenando" de activos inmobiliarios sobrevalorados y que tienen difícil o nula salida en el mercado, como el caso del suelo. Además, al estar tasados por encima del precio de mercado, se dificulta su venta. Por este motivo, se ha mostrado confiado en que al exigir provisionar estos pisos se ajustará su valor. Con ello, el precio de la vivienda, que según datos de Fomento ha bajado de media un 19% desde los máximos de 2007, descenderá "más".

Junto a ello, el ministro ha considerado que el saneamiento del sector, que irremediablemente conllevará fusiones entre entidades, dará lugar a bancos y cajas "más eficientes", lo que a su vez ayudará a normalizar el crédito. En este punto, desde el sector inmobiliario se sostiene que la falta de financiación es el principal escollo para reactivar las compras de casas después de que las transacciones tocaran fondo en el último tramo de 2011. "La contracción del crédito no puede continuar", ha reconocido.

En cuanto a la mayor exigencia de provisiones, el titular del Ministerio se ha mostrado confiado en que las entidades podrán hacer frente a los mayores requerimientos echando mano de sus ganancias. "Se va a pedir más esfuerzo que supone reducir el beneficio de los bancos. Pero el sector se va a sanear", ha afirmado.

Sobre las fusiones que están por llegar y después de que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunciase el lunes que la reforma consistirá en la "fijación del número adecuado de entidades financieras que tienen que existir en el país", hoy Guindos ha garantizado que el Ejecutivo "no elegirá a los compañeros" de las consolidaciones.

Ahora bien, ha exigido nuevas entidades con "mejor" gobierno corporativo y "mayor transparencia". Y es que el ministro aseguró "tener preocupación" por los sueldos de los directivos de las entidades que han recibido algún tipo de ayuda pública durante la primera fase de reestructuración.

 

Más información