Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P amenaza con rebajar la nota a Madrid, País Vasco o Navarra

La agencia pone bajo vigilancia a siete comunidades como consecuencia de una posible rebaja a España

La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) ha anunciado este miércoles que siete comunidades autónomas españolas, Vizcaya, Barcelona y otros 23 gobiernos regionales y locales de la UE están bajo vigilancia con implicaciones negativas de sus "ratings". Se trata de las autonomías de Aragón, Galicia, Canarias, Madrid, Andalucía, País Vasco y Navarra, señaló la agencia en un comunicado, en el que explica esa decisión a consecuencia de otra previa de estudiar una posible rebaja de la nota de solvencia de España.

Las comunidades amenazadas por la agencia crediticia son Galicia, Canarias, Madrid, Andalucía, País Vasco y Navarra, que al igual que Vizcaya, la ciudad de Barcelona y su provincia "podrían ver rebajada (su calificación) en más de dos peldaños, llegado el caso, en línea con la de la deuda soberana".

Standard and Poor's ha justificado en su comunicado de prensa que la decisión se debe a la que adoptó el 5 de diciembre, por la que colocaba bajo vigilancia la nota de las 15 economías de la eurozona, y en la que quedaron incluidas las que gozan de la máxima calificación de AAA: Alemania, Francia, Holanda, Austria, Finlandia y Luxemburgo. Esa decisión también afectó a España, que en la actualidad tiene una nota de AA-.

La agencias justifica esa decisión porque la tensión sobre la deuda soberana persiste, incluyendo en algunos de esos países con calificación AAA, y por el endurecimiento de las condiciones de crédito entre los países que comparten la moneda común europea. Asimismo, advierten de que las regiones solo pueden tener mejor calificación que la del país al que pertenecen "manteniendo unas características crediticias más fuertes que la de su país en un escenario de estrés".

"Eso incluye, entre otros factores, falta de dependencia respecto al país soberano en lo referente a una parte apreciable de sus ingresos, así como una economía más sana y diversa que la de la economía nacional", ha explicado la agencia. "En este momento, creemos que ninguna de las 30 regiones bajo vigilancia cumplen esos criterios y en consecuencia, no pueden tener una calificación por encima de la soberana", argumenta.