Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Van Rompuy inicia consultas para convocar una cumbre urgente del Eurogrupo

El presidente del Consejo Europeo quiere que sea este viernes, tras la publicación de las pruebas a la banca. -En la reunión se trataría el rescate de Grecia y el contagio de la crisis a Italia y España

El presidente del Consejo Europeo, Hernan van Rompuy, ha iniciado contactos con los líderes de los países del euro con el fin de convocar una cumbre extraordinaria para tratar el agravamiento de la crisis de la deuda. Aunque en rueda de prensa conjunta con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, Van Rompuy ha indicado que "no hay una cumbre prevista, aunque tampoco se descarta", fuentes al tanto de los contactos señalan que el presidente del Consejo ha iniciado ya consultas de cara a esa convocatoria.

En principio, el propósito de Van Rompuy es que la cumbre se convoque para este viernes por la tarde, con un fin de semana de mercados cerrados por delante y una vez que se hayan publicado los resultados de las pruebas de resistencia a la banca europea, que la Autoridad Bancaria Europea dará a conocer el viernes a las seis de la tarde, hora peninsular española.

La reunión no ha sido convocada aún porque varios países tienen reticencias sobre su celebración. la reunión de ministros de economía de los países del euro puso de manifiesto la gran división que hay entre los países con respecto a la participación privada en el rescate griego, defendida por Alemania y Holanda, entre otros, a la que se opone firmemente el Banco central Europeo y la mayoría de los países, entre ellos España, a menos que sea estrictamente voluntria.

El objeto de la cumbre sería tratar el empeoramiento de la crisis de la deuda con el bloqueo del segundo rescate griego y el contagio de la crisis a Italia y España, una vez que ya fueron rescatados Irlanda y Portugal, además de Grecia en un primer plan de ayuda.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su reunión con Van Rompuy, le ha expresado su apoyo decidido a cualquier iniciativa coordinada europea para hacer frente a la crisis. Zapatero ha insistido en que la calma solo volverá a los mercados si "todos los países de la zona euro asumen su responsabilidad, y de modo particular los países más poderosos", en referencia a Alemania.

La solución a la nueva complicación de la crisis, ha insistido Zapatero, solo será posible con "una respuesta europea firme, articulada, clara y rápida". El presidente español ha acusado a Alemania, sin citarla, del agravamiento de la crisis de la deuda que sacude a España por abrir el debate de la participación privada en el rescate de Grecia.

La postura de Berlín se ha visto secundada por países como Holanda, Finlandia y Austria, que también quieren que el sector privado corra con una parte del coste del rescate. Aunque el debate parecía enterrado cuando la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, proclamaron que la participación privada sería voluntaria, los hechos han mostrado luego que esa participación se estaba diseñando bajo coerción, algo que las agencias de calificación consideran equivalente a un impago selectivo. Moody's, por ejemplo, advierte que la situación se puede repetir en Irlanda y Portugal, y justifica en ese riesgo la reciente rebaja de calificación del país luso.

Ahora, los ministros de algunos países europeos no solo insisten en la participación privada en el rescate griego, sino que llegan plantear la hipótesis de un impago en toda regla, con un canje y reestructuración forzosos de la deuda griega.