Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Barroso advierte de que "no hay plan B" para Grecia

El presidente de la Comisión lanza un guiño a los griegos con la propuesta de avanzar 1.000 millones de los fondos comunitarios para reforzar el crecimiento del país y reducir el paro

Grecia vota hoy la moción de confianza sobre el primer ministro Yorgos Papandreu y en apenas una semana tendrá su prueba de fuego: debe aprobar por lo civil o por lo militar un severo plan de austeridad que incluye miles de despidos de funcionarios, bajada de sueldos y de pensiones y un programa de privatizaciones que prácticamente solo deja en manos del Estado las islas y el Partenón. ¿Y si eso falla? "No hay plan B", ha asegurado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. Si Grecia no aprueba los recortes (con una tensión social creciente en la calle contra esa propuesta) "no hay alternativa", ha afirmado en rueda de prensa.

Ante la interminable crisis fiscal griega y la posibilidad de que Atenas se quede sin fondos para hacer frente a sus compromisos más inmediatos, Barroso se ha sacado de la manga el churchilliano sangre, sudor y lágrimas: "Grecia vive un momento extremadamente crítico, un momento excepcional. Y en un momento excepcional se necesita un coraje excepcional por parte de todos. La responsabilidad en democracia no corresponde sólo al Gobierno. La oposición, especialmente el mayor partido de la oposición, tiene también una parte de responsabilidad". Por ello ha lanzado un nuevo llamamiento muy vehemente para que haya "un esfuerzo de consenso nacional en Grecia, para que haya credibilidad en las reformas", ha insistido.

Ese consenso no existe: la oposición pide la cabeza de Papandreu y en pleno incendio fiscal -fue el partido conservador el que engañó con las estadísticas y dejó a Grecia al borde del abismo- la derecha griega promete rebajas impositivas.

Pero es que ni siquiera en la UE las cosas están muy claras respecto a Grecia. Pese a la falta de acuerdo del Eurogrupo y el Ecofín de Luxemburgo, Barroso ha dejado claro lo que todo el mundo infería, pese a que la Unión no ha llegado a ponerlo negro sobre blanco: si Grecia saca adelante el tijeretazo, los socios europeos liberarán el quinto tramo del primer rescate (aprobado en mayo de 2010), de 12.000 millones de euros, y pondrá en marcha un segundo plan que incluye nuevos fondos y sobre todo un mecanismo de reestructuración con el que la banca debe asumir voluntariamente una parte sustancial de la factura. Todo eso, haciendo encaje de bolillos para que las agencias de calificación no consideren default (impago) esa jugada sobre el sector financiero. Fitch, una de las tres grandes agencias y tal vez la que más ha advertido de que cualquier tipo de reestructuración será considerada impago, ha abierto hoy una rendija al optimismo: "Una reestructuración de la deuda pública griega no tiene que suponer automáticamente un default (impago) para los bancos griegos", ha dicho Cristina Torrella, analista de Fitch.

Tal vez para compensar el ultimátum, Durão Barroso ha lanzado un guiño a los griegos: ha anunciado que pedirá a los líderes europeos (durante la cumbre que celebran el jueves y el viernes en Bruselas) que ofrezcan a Grecia más facilidades para acceder a los 1.000 millones de euros de fondos estructurales europeos que le corresponden de aquí a 2013. Se trata de "mostrar a griegos que hay esperanza, soluciones al final de este camino", ha defendido. Las facilidades consistirían en adelantar parte de los fondos y prestar "asistencia técnica" a Atenas para que los gaste mejor para mejorar la competitividad y el empleo.

El calendario pendiente de los rescates de Grecia

- 21 de junio. Una misión de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) se desplazará mañana a Atenas para evaluar el cumplimiento de las medidas de austeridad. Además, en el Parlamento, el primer ministro, el socialista Yorgos Papandreu, se someterá a una moción de confianza.

- 23 y 24 de junio. Consejo Europeo en el que volverá a debatirse la situación de Grecia y las medidas para reforzar la gobernanza económica de la eurozona.

- 28 de junio. El Parlamento heleno votará las nuevas medidas de austeridad, entre las que destacan los despidos de miles de funcionarios, nuevos recortes en las pensiones y subidas de impuestos, además de un ambicioso programa de privatizaciones. El paquete asciende a 78.000 millones. Las encuestas indican que casi la mitad de la población se opone a esas medidas.

- 3 de julio. Eurogrupo extraordinario en el que se liberará el tramo de 12.000 millones correspondientes al plan de rescate aprobado en mayo de 2010. Para dar luz verde a ese dinero que aseguraría el pago de los compromisos de Grecia hasta septiembre, Atenas tiene que haber votado sí previamente a las medidas de austeridad.

- 8 de julio. El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobará el memorándum sobre la situación en Grecia y su participación en la ayuda de 12.000 millones (que es de 3.300 millones).

11 y 12 de julio. Eurogrupo y Ecofin en el que se darán detalles del segundo paquete de rescate a Grecia, que incluye nuevos fondos, el importe de las privatizaciones, el importe no gastado del paquete aprobado en mayo de 2010 y sobre todo una reestructuración "sustancial" de la deuda griega en la que debe participar el sistema financiero de forma voluntaria. Ante la imposibilidad de Grecia de volver a los mercados financieros en 2012, el objetivo es pactar una reestructuración suave que no sea considerada impago por las agencias de calificación.

- Mediados de julio. Se hará efectivo el desembolso de los 12.000 millones, siempre que Grecia haya cumplido las condiciones impuestas en Luxemburgo.

Geithner recomienda a la UE más unidad contra la crisis

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha recomendado hoy a la Unión Europea que presente un frente más unificado para resolver la crisis financiera griega. En un foro organizado en Washington por el diario The Wall Street Journal, Geithner ha indicado que "es muy difícil para la gente que invierte en Europa -tanto de dentro del continente como de fuera- entender cuál es la estrategia (europea) cuando hay tanta gente que habla al mismo tiempo".

"La norma más simple de gestión de una crisis es que hace falta una estrategia simple, clara, unificada y que diga cosas", ha agregado el secretario del Tesoro antes de recordar que la UE "agrupa un conjunto complejo de instituciones, pero hace falta que se pongan de acuerdo en una estrategia, y que sea clara, para que los operadores de los mercados comprendan cuál es el plan".

En cualquier caso, Geithner ha precisado que la UE cuenta con los medios para evitar una crisis a corto plazo y mantener la unidad monetaria en la zona euro, repitiendo así los argumentos del Gobierno de EE UU que asegura que mantiene su confianza en que los europeos sabrán resolver la crisis por sí solos.

"Tienen un arsenal financiero muy sustancial que han puesto sobre la mesa. Deben asegurarse que está disponible para ponerse en marcha", de modo que se garantice que los bancos están capitalizados y que los países tienen un colchón financiero para que funcionen las reformas.

Más información