Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del ajuste económico

Ordóñez critica la poca ambición de la reforma laboral

El gobernador del Banco de España dice que no cambia lo sustancial y cree un error poner límites ahora a la contratación temporal. -Rechaza imponer una tasa a la banca

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha criticado hoy en el Congreso la reforma laboral aprobada por el Gobierno. Ordóñez espera que se mejore durante su tramitación como proyecto de ley una reforma que, a su juicio, "ha optado por modificar algunos de los elementos del sistema en vigor, aunque sin cambiar los aspectos más sustanciales del mismo". Pero también ha rebajado su reproche: "Estoy muy feliz de que se haya presentado la reforma laboral, que tiene un punto importantísimo: cuando los empresarios estén dispuestos a cambiar condiciones de acuerdo con los trabajadores, lo podrán hacer."

Dos han sido las principales críticas del gobernador: lo que atañe a la negociación colectiva y los límites a la contratación temporal. "En especial, el sistema de negociación colectiva ha quedado fuera del ámbito de la reforma, lo que limita el alcance y la eficacia de la misma, pues la interacción de esta pieza institucional con el sistema de contratación laboral es un determinante fundamental de la capacidad de ajuste del mercado de trabajo", ha señalado en una comparecencia para hablar de la reestructuración financiera.

"Lo que resulta más cuestionable", según el gobernador, "es la imposición de nuevos límites a la temporalidad, sobre todo mientras no se mejore suficientemente la contratación estable. En las condiciones actuales, con más de cuatro millones y medio de españoles en paro, es crucial mantener abiertas todas las oportunidades de creación de empleo y no perjudicarlas lo más mínimo, en tanto no se haga patente la efectividad de los nuevos canales de contratación indefinida". No poner trabas a ningún tipo de contratación, en definitiva.

Flexibilidad interna y salarial

Pese a ello, Fernández Ordóñez considera que "la reforma propone avances en términos de flexibilidad interna y salarial que hay que valorar adecuadamente, pues amplía las posibilidades para que empresas que se enfrentan a circunstancias difíciles puedan acordar con sus trabajadores unas condiciones salariales o de organización del trabajo que se ajusten mejor a la situación y faciliten la conservación de los puestos de trabajo". "Como he señalado en numerosas ocasiones, si esta posibilidad hubiera estado disponible de manera efectiva durante la pasada crisis, el ajuste del mercado de trabajo no habría recaído de forma tan severa sobre el empleo", ha añadido.

El gobernador sí ha elogiado los planes de reducción del déficit y ha subrayado la importancia de cumplir con los objetivos. En este caso, el dardo ha ido para las comunidades autónomas: "Dada la elevada descentralización del gasto público en nuestro país, el concurso de las Administraciones territoriales en estos esfuerzos de austeridad y su implicación en la consecución de los objetivos presupuestarios es vital. Y déjenme decir que las medidas anunciadas hasta ahora por la mayoría de las CC AA y Corporaciones Locales están muy lejos de responder a la reducción radical del gasto público improductivo que nuestra economía necesita".

Además, el gobernador del Banco de España se ha mostrado contrario a la creación de un impuesto sobre la banca, decisión que se barajará en la cumbre del G-20 que se celebrará este fin de semana en Toronto (Canadá). "No veo por qué tiene que ser un impuesto. Me parece bien quitarle dinero a la banca, pero es más inteligente que ese dinero se destine a disminuir la posibilidad de una futura crisis. Se podría hacer imponer a través de provisiones, requerimientos de capital, de liquidez...".