Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica ofrece comprar a la brasileña Vivo por el doble de su valor

Portugal Telecom rechaza la prima para vender el 50% de las acciones que aún no posee la española

Telefónica quiere quedarse con la operadora de telefonía móvil brasileña Vivo. La española pretende comprar a Portugal Telecom (PT) el 50% de las acciones que le faltan para hacerse con el control de Brasicel, la compañía holandesa a la que pertenece el 60% de Vivo (la mayor operadora de móviles brasileña) y de la que la española ya posee la mitad. Y para ello ha ofrecido a la compañía lusa más el doble del valor de Vivo. "Es una prima muy superior al valor de mercado de la compañía; una prima del 145%", aseguran desde Telefónica a la agencia EFE.

A pesar de haber puesto sobre la mesa 5.700 millones de euros (el capital social de Vivo asciende a unos 3.889 millones de euros; el porcentaje al que aspira la española, unos 2.333 millones), el consejo de administración de la operadora portuguesa ha rechazado la oferta porque considera que "Vivo es un activo esencial para la estrategia de PT", según reza un comunicado. "La venta de esa participación iría contra las perspectivas de crecimiento a largo plazo de PT". La respuesta ha sido recibida con poco optimismo por los inversores españoles, lo que ha provocado un descenso del 2,63% (el mayor de las empresas del Ibex) de las acciones de Telefónica en la apertura de la Bolsa de Madrid.

La oferta, sin embargo, seguirá vigente hasta el próximo 6 de junio. Dentro de esa fecha Telefónica aspira también a conseguir otro 11,1% de las acciones de Vivo que no son propiedad de Brasicel. Se trata de acciones ordinarias que representan un 3,8% del capital social de la compañía y por las que la española no está dispuesta a pagar más del 80% de su valor (unos 600 millones de euros). Así, el coste de la operación ronda los 6.300 millones de euros.

Venezuela denunciará a Movistar por estafa

La Asamblea Nacional venezolana denunciará a la filial de móviles de Telefónica, Movistar, por presunta estafa e irregularidades en la facturación. "Hace constantemente incrementos de las tarifas sin consultar a los usuarios ni participarles previamente, violando la Ley de Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios. Redondean siempre hacia arriba", aseguraba ayer en un comunicado Ángel Landaeta, presidente de la Subcomisión de Servicios Públicos de la Asamblea Nacional venezolana. "Incurren en enriquecimiento sin causa", añade.

Movistar es la segunda operadora de telefonía inalámbrica en Venezuela (un sector muy rentable, con un 98% de penetración del servicio en la población). Por delante se encuentra CANTV, sociedad nacionalizada en 2007 por el Gobierno del presidente Hugo Chávez, que ha anunciado también que tomará medidas legales contra la tercera compañía del país, la venezolana Digitel.

Más información