Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas pone a disposición de Grecia 30.000 millones

Los gobiernos de la zona euro pactan el mecanismo de rescate de la economía del país heleno con un préstamo al 5% de interés.-Salgado confía en que la decisión calme los mercados

Europa ha concretado este domingo el rescate de Grecia. Los gobiernos de la zona euro, convocados por videoconferencia por el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, se han puesto de acuerdo sobre las condiciones para la concesión de un primer préstamo europeo por valor de 30.000 millones de euros a Grecia, si este país lo solicita finalmente, según ha informado el propio Juncker al término de la reunión. Los intereses del préstamo rondarán el 5% el primer año, ha afirmado por su parte el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, en línea con la política de tipos que aplica el Fondo Monetario Internacional (FMI).

España tendría que aportar 2.490 millones de euros al paquete de préstamos. Según ha explicado Rehn, la contribución de cada Estado se calculará según participación en el capital del Banco Central Europeo (BCE). Esa fue la fórmula que ya acordaron los jefes de Estado o Gobierno de la zona euro en la cumbre especial que celebraron hace dos semanas. Según los últimos datos oficiales del BCE, al Banco de España le corresponde un 8,3% del capital del Banco Central Europeo, lo que fijaría la contribución española en 2.490 millones de euros.

El objetivo de la medida adoptada en Bruselas es proteger al país heleno de los ataques de los inversores y salvarlo de la quiebra. Por el momento Atenas no ha solicitado que se active el plan de salvamento, tal y como ha recordado el ministro de Economía griego, Yorgos Papaconstantinu. Otra parte de la ayuda, no precisada aún, sería aportada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Es posible que del total de préstamos a Grecia, Europa aporte dos tercios y el FMI, un tercio, con lo que el total de los créditos ascendería a 45.000 millones de euros. El FMI aplicaría sus propios tipos de interés en los créditos, que son más bajos (del 2,7%). Este lunes se celebrará una nueva reunión para acabar de cerrar algunos flecos referentes a los tipos de interés.

Juncker ha insistido en que el Eurogrupo no ha decidido la activación de los préstamos, algo que dependerá a partir de ahora de la decisión que tome el Gobierno griego.

Mensaje a los mercados

En todo caso, el objetivo de la Unión Europea convocando una reunión este domingo, sin esperar al arranque de la semana, es enviar un mensaje de seguridad a los mercados, para que éstos sepan que el rescate despeja cualquier incógnita sobre el futuro de las finanzas griegas. Sobre este aspecto ha querido incidir la vicepresidenta segunda del Gobierno español, Elena Salgado, quien ha mostrado su confianza en que las Bolsas respalden el acuerdo de Bruselas. "Los mercados y la propia Grecia tienen que saber que todos estamos dispuestos a prestar la ayuda", ha asegurado Salgado al término de la videoconferencia en la que los ministros de Economía del Eurogrupo concretaron los mecanismos de ayuda del plan de rescate financiero a Grecia. Salgado también ha destacado que el acuerdo refuerza el compromiso de los Veintisiete con el "fortalecimiento de la zona euro y subraya el principio de solidaridad entre los países que la conforman".

La receta del FMI

Por otra parte, el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, considera que Grecia no tiene más remedio que optar por una política de deflación, recortes salariales y rebajas en los precios, para salir de su profunda crisis financiera.

En declaraciones al semanario austríaco Profil , el responsable del FMI ha explicado que entre las estrategias posibles ante una situación de endeudamiento y alto déficit, como el caso griego, una sería la devaluación de la moneda para aumentar la competitividad.

"Esto no es posible en el caso griego", por ser un país de la Eurozona, ha indicado el ex ministro francés de Economía. "El único medio efectivo que queda es la deflación. Exactamente eso es lo que ha recomendado, de forma correcta, la Comisión Europea", ha sentenciado.