Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DIEZ AÑOS DEL EURO

Trichet afirma que queda "mucho por hacer" para atajar la recesión

La UE celebra la década de "éxito" del euro y sus "ventajas" para hacer frente al deterioro económico

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha recalcado hoy que ante la crisis financiera queda aún "mucho por hacer" y ha insistido en que no es momento para la "complacencia". En una intervención ante el Parlamento Europeo con motivo del décimo aniversario del euro, Trichet ha destacado el éxito de la moneda única y ha asegurado que la situación económica de los últimos meses ha demostrado que "es mejor atravesar la tempestad financiera en un gran buque que en un pequeño barquito".

Trichet BCE ha destacado el tamaño de los "desafíos" que se presentan para la economía europea y ha asegurado que el éxito de la Unión Económica y Monetaria dependerá de la respuesta que den a ellos las autoridades, aunque no avanzó ninguna medida. Para el máximo dirigente del BCE, hasta ahora uno "puede estar orgulloso de la reacción de las autoridades, de los parlamentos, de los gobiernos y los bancos centrales de Europa". "Juntos, hemos demostrado que Europa es capaz de tomar decisiones, incluso en las situaciones más difíciles", ha subrayado.

En su discurso ante los eurodiputados, Trichet ha recordado que el euro ha ofrecido a los ciudadanos "un nivel de estabilidad de los precios que sólo algunos países de la zona habían conocido", ha protegido "los ingresos y el ahorro y contribuido a reducir los costes de financiación" y ha apoyado la "creación de empleo y prosperidad".

Junto a Trichet, han participado en los actos del aniversario del euro en Estrasburgo (Francia) el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker; el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia; y el ex presidente francés Valéry Giscard d'Estaing. Todos ellos han coincidido en destacar los "éxitos" de la divisa única subrayando las "ventajas" que ha ofrecido a Europa para hacer frente a la crisis.

Juncker ha vaticinado en su intervención un año "difícil para el euro y para los ciudadanos europeos" por los "desafíos a nivel interno y externo", pero ha asegurado que las economías de la moneda única "están más protegidas que las demás" y disponen con el euro "de una marca de calidad" y de "credibilidad". Almunia, por su parte, ha afirmado que la crisis "está poniendo de relieve más que nunca las ventajas de la Unión Económica y Monetaria" y dijo que para los países fuera del euro la moneda común es "una opción cada vez más atractiva".