Bernanke duda de la eficacia del plan de Obama

El presidente del Fed pide más medidas como que se compren activos de los bancos para reactivar los mercados.- La segunda parte del plan de rescate auxiliará a los hipotecados

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke , ha avisado de que los estímulos fiscales previstos en los planes de ayuda previstos por el presidente electo, Barack Obama, no serán suficientes para ayudar a la economía estadounidense a salir de la crisis si no se toman otra medidas, como la compra de activos de los bancos. "Es poco probable que las medidas fiscales promuevan un crecimiento duradero, a no ser que sean acompañadas de fuertes medidas para estabilizar y fortalecer el sistema financiero", ha asegurado Bernanke en una conferencia en la London School of Economics. "Más inyecciones de capital serán necesarias para asegurar la estabilidad y la normalización de los mercados de crédito", ha añadido.

Más información

Sin embargo, el máximo responsable de la política monetaria de EE UU, ha reconocido que "la Administración entrante y el Congreso están discutiendo un sustancial paquete de estímulo fiscal que, de ser aprobado, podría proporcionar un impulso significativo a la actividad económica". Este paquete, sin embargo, está encontrando cierta resistencia en el Congreso y Obama ya pidió el pasado 8 de enero a los congresistas que no demoren más su apoyo. Obama hereda un déficit histórico, pero ya ha asegurado en varias ocasiones que eso no será un problema a la hora buscar soluciones a la crisis.

Ayuda a los hipotecados

La segunda parte del plan de rescate económico del Gobierno de Estados Unidos, más de 260.000 millones de euros (350.000 millones de dólares), irá destinado a auxiliar a los propietarios de viviendas que tengan que enfrentarse a una ejecución hipotecaria. Así lo ha anunciado este lunes la Casa Blanca, después de que George W. Bush, siguiendo una petición de Obama, solicitase formalmente al Congreso la concesión de los 350.000 millones de dólares restantes del plan de rescate.

Esta cantidad de dinero se destinará en parte también a la ampliación de los programas ya existentes de ayuda a los propietarios hipotecados. Por su parte, Bush ha añadido que su Administración no tiene intención de asignar fondos adicionales al plan de rescate aprobado el pasado mes de octubre.

Obama criticó este fin de semana a la Administración Bush por no controlar con más rigor en qué se han gastado los bancos los primeros 350.000 millones de dólares del plan para salvar a Wall Street, por lo que garantizó que en su mandato se emplearán los recursos públicos con "responsabilidad y franqueza". En este sentido, el que será el principal asesor de Obama en asuntos económicos, Lawrence H. Summers ha enviado una carta de tres páginas a los líderes de los republicanos y los demócratas en el Congreso para solicitar la autoridad para utilizar el fondo, prometiendo a su vez que el dinero será utilizado para evitar futuras crisis y no para "enriquecer a accionistas y ejecutivos", según informa The New York Times.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50