Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de los precios del petróleo amenaza la estabilidad de Venezuela

La producción actual no bastará para financiar el gasto

Cuando el presidente Hugo Chávez se enfrenta a la pregunta de cómo afectará la caída de los precios del petróleo a la economía de su país, responde: "Venezuela está preparada para soportar cualquier precio del petróleo". "Con que se estabilice entre 80 y 90 dólares... ¡uuff!, es más que suficiente para el proyecto socialista".

Frente a la crisis económica mundial, el ministro de Economía y Finanzas de Venezuela, Alí Rodríguez Araque, también ha dicho que "Venezuela tiene una de las economías más estables del mundo". Pero los números indican lo contrario.

En julio de 2008, el barril de crudo venezolano se cotizaba en 126 dólares. Desde entonces, los precios han caído en más del 50% y al cierre de ayer se situaban en 60,32 dólares por barril. Ante esta mala racha, ni el Gobierno ni los analistas descartan la utilización de las reservas internacionales y de los fondos binacionales para financiar el gasto interno y externo del país, pues la producción petrolera actual no será suficiente para sostener estos compromisos. No obstante, el ahorro es una alternativa que no se vislumbra.

Aunque el ministro Rodríguez Araque había anunciado un plan de austeridad para el año próximo, el proyecto de presupuesto de Venezuela para el año 2009 (entregado el martes al Parlamento) no contempla recortes sino un aumento del 23% en los gastos. Más del 45% de este presupuesto será financiado a través de los ingresos petroleros.

Por otra parte, esta semana Venezuela ratificó que las condiciones de financiación y suministro de crudo a Petrocaribe seguirán siendo las mismas: cuando el precio del barril de petróleo sea inferior a 100 dólares, los países beneficiarios sólo deberán pagar el 50% de la factura en 90 días; la otra mitad podrán pagarla en 25 años, con dos de gracia a un 1% de interés.

La previsión del Gobierno es que en 2009 Venezuela producirá 3,66 millones de barriles de petróleo al día y recibirá al menos 60 dólares por cada barril exportado. Un cálculo mucho más optimista que el del presupuesto de 2008, cuando se calculó el precio del barril en 35 dólares, mientras su precio en el mercado internacional era superior a los 100 dólares.

La discusión del presupuesto venezolano reavivó la polémica sobre el volumen de producción real de la estatal PDVSA: según cifras del Ministerio de Energía y Petróleo de Venezuela, la producción actual es de 3,4 millones de barriles al día, y el último informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es de sólo 2,33 millones; más de un millón de barriles menos de lo que publicita Miraflores.

Con esta estimación, "Venezuela no podrá subsistir", dice el ex director del Banco Central de Venezuela Domingo Maza Zavala. Su argumento es que casi todo el ingreso petrolero será absorbido por la deuda interna pública y privada (que oscila entre 10.000 y 12.000 millones de dólares anuales) y por las importaciones (que han sido de 50.000 millones de dólares en 2008). "La oportunidad que tiene Venezuela de sobrevivir sería reajustar sus cuentas: las importaciones, los gastos en el exterior, el gasto público, sin sacrificar el gasto social. Cerrarse a la posibilidad de un ajuste y proclamar que no pasará es una conducta poco razonable, porque no sabemos cuál será el alcance de la crisis", opina Maza.

El Gobierno de Venezuela y los analistas sólo coinciden en que otra alternativa para sostener este nivel de gastos es recurrir a las reservas internacionales y a los fondos de desarrollo, que, según el presidente venezolano, son superiores a los 80.000 millones de dólares: "Sólo en reservas internacionales tenemos 40.000 millones de dólares, y en fondos binacionales con China y Rusia tenemos otros 40.000". Es a lo que se refiere Hugo Chávez cuando utiliza el verbo "soportar".