Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Resultados

Citigroup pierde 6.780 millones por las hipotecas 'subprime'

La crisis reduce los beneficios anuales del primer banco de EE UU en un 83%

El efecto del terremoto de las hipotecas basura se ha materializado en los resultados de Citigrup. El primer banco estadounidense acaba de comunicar que ha perdido en el cuarto trimestre fiscal 9.830 millones de dólares (unos 6.780 millones de euros).

Estos resultados incluyen depreciaciones de activos por valor de 8.100 millones de dólares (12.176 millones de euros), relacionados con la exposición al desplome del sector hipotecario de alto riesgo o subprime estadounidense, y cargas de 4.100 millones de dólares (2.717 millones de euros), relacionados con costes en el negocio estadounidense de crédito al consumo.

"Nuestros resultados durante este trimestre son claramente inaceptables", ha subrayado el presidente del grupo, Vikram Pandit, que ha precisado que, sin contar las pérdidas relacionadas con el subprime y la división de crédito al consumo, los ingresos y volúmenes del banco "crecieron fuertemente" en otras operaciones del banco, en especial en el extranjero.

La entidad financiera ha anunciado que rebajará su dividendo de 0,54 centavos de dólar por título hasta los 0,32 centavos de dólar.

Merril Lynch amplía capital para dar entrada a tres inversores asiáticos

El banco Merrill Lynch ha anunciado que emitirá acciones preferentes por 6.600 millones de dólares (4.438,5 millones de euros) que serán suscritas primordialmente por dos grupos inversores asiáticos y la Autoridad de Inversiones de Kuwait, en un intento por fortalecer su base de capital, tras la crisis del sector crediticio.

Además del fondo kuwaití, otros posibles compradores serían Korean Investment Corporation (KIC) y el japonés Mizuho Corporate Bank, aunque también participarán en menor medida otros inversores como TPG-Axon Capital, The New Jersey Division of Investment, The Olayan Group, y T. Rowe Price Associates.

La firma de Wall Street reiteró que los citados inversores tendrán un carácter pasivo y ninguno de ellos poseerá derechos de control en la entidad ni desempeñará papel alguno en la gestión de Merrill Lynch.

Más información