Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de Nissan en Barcelona desconvoca la huelga por la retirada del ERE

Los sindicatos confían en alcanzar mañana un principio de acuerdo con la empresa sobre el convenio colectivo

Los sindicatos y la dirección de Nissan han encarrilado la negociación del convenio colectivo para las plantas catalanas de la Zona Franca y Montcada (Barcelona) al acordar la retirada de los expedientes de regulación que afectaban a 848 trabajadores y la suspensión de los paros de una hora por turno previstos para hoy.

Los sindicatos de Nissan Motor Ibérica confían en alcanzar mañana un principio de acuerdo con la empresa sobre el convenio colectivo para los próximos cuatro años, que permitiría garantizar el futuro de la fábrica de Barcelona y retirar los dos expedientes para despedir a 848 empleados.

Los sindicatos, que han desconvocado las movilizaciones previstas, han explicado hoy en sendas asambleas los "acercamientos" conseguidos en la reunión que mantuvieron ayer lunes con la compañía. Según el comité de empresa, los acercamientos se produjeron en todos los terrenos de la negociación.

La dirección ha aceptado el sistema de relevos y de tiempo de bocadillo planteados en la última propuesta de los sindicatos, que permite aumentar la actividad industrial en 30 minutos por turno y reducir el descanso individual en 10 minutos. Como contrapartida, la compañía ofrece dos días de reducción de jornada y un compensación de 300 euros al año

para los empleados afectados.

Consenso sobre "flexibilidad

En materia de flexibilidad, la dirección y los sindicatos están de acuerdo en establecer un "cojín" de 10 días para trabajarlos de más o de menos en función de las necesidades del mercado. La compensación se abonaría en forma de días de descanso o trabajo adicional y un complemento económico.

Respecto del empleo, el acuerdo podría incluir una reducción del 15% en los niveles actuales de subcontratación, lo que permitiría recuperar 70 puestos de trabajo. En todo caso, el nivel de subcontratación pasaría a tener un tope del 20% en el conjunto de la actividad y se crearía una comisión paritaria de seguimiento de las tareas asignadas.

Además, los sindicatos quieren que la compañía se comprometa al mantenimiento de los casi 4.000 puestos de trabajo existentes en la compañía durante la vigencia del convenio, garantizando la conversión en indefinidos de 300 contrataciones. En este punto, el secretario general del Metal de UGT de Catalunya, Manuel Gallardo, subrayó hoy la importancia de que Nissan ofrezca "un plan de producto que conlleve la garantía del número de empleos fijos".

Sobre los salarios, la compañía propone incluir en salario consolidado la cuantía económica de los pluses personales, introduciendo un sueldo de entrada para las nuevas cotizaciones que comience con el 75% del salario inicial y se equipare escalonadamente en un plazo de seis años. El Tribunal Supremo revocó recientemente por un defecto de forma la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que declaraba nula la "doble escala" pactada en la compañía por la dirección y el sindicato UGT.

Nissan, sin embargo, renuncia a su pretensión inicial de congelar los salarios y ofrece un aumento de sueldos equivalente al IPC previsto con cláusula de revisión técnica durante los cuatro años de vigencia del convenio. Por contra, la empresa mantiene un duro sistema de control del absentismo, muy elevado en la compañía.