Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recuperación económica de la eurozona será modesta por los riesgos actuales

Entre las incertidumbres que planean sobre el área, la Comisión Europea vuelve a destacar la apreciación de la moneda única

El informe trimestral de la Comisión Europea, divulgado hoy, concluye que la recuperación en la zona euro en los próximos meses será "relativamente moderada", aunque persisten "importantes incertidumbres", como son la apreciación del euro, el eventual impacto del 11-M sobre la confianza de las familias y la debilidad de los gastos de consumo. El crecimiento se acercará a su potencial durante el segundo semestre.

La recuperación en la zona euro será "relativamente moderada" en los próximos meses y persistirán "importantes incertidumbres", dado que el incremento del euro genera inquietudes a corto plazo, señala en la introducción al estudio sobre el euro el eurocomisario y futuro ministro de Economía español y vicepresidente, Pedro Solbes.

El modelo de la Comisión Europea apunta que, a corto plazo, el pronóstico del crecimiento del PIB, permanecerá entre el 0,3 y el 0,7% durante la primera mitad del año. Durante la segunda mitad del año y en 2005, se acercará sin embargo al potencial, hasta situarse entre el 2 y el 2,5%.

Cuestión de confianza

Por otra parte, Bruselas admite que los atentados del 11-M pueden tener un impacto sobre la confianza de los consumidores. "La confianza es determinante sobre la economía, (estos acontecimientos) no son positivos, hay riesgo pero no creo que llegue más lejos", sostiene el director general de Economía, Klaus Regling.

A pesar de las señales positivas sobre al confianza de las empresas y la evolución positiva tanto en el interior como exterior que hacen prever una aceleración de la actividad en la segunda parte del año, los riesgos están ligados principalmente a la debilidad persistente de los gastos de consumo privado en el área. El análisis del mismo refleja que los gastos son inferiores a los que se podría esperar de las cifras macroeconómicas. La apatía del consumo durante los últimos años se explica, en parte, por la lentitud del crecimiento de los ingresos disponibles y por los efectos de riqueza negativos persistentes.

La confianza de los hogares se ha deteriorado debido a los temores suscitados por el deterioro de las finanzas públicas en ciertos Estados miembros, la interiorización de los problemas relacionados con el envejecimiento de la población y la lentitud excesiva del proceso de reformas estructurales. Además, las diferencias entre la inflación percibida y la inflación efectiva han jugado también su papel.

Si bien es cierto que la confianza de los consumidores mejora, las condiciones financieras son favorables y cierto número de señales auguran que la larga crisis de inversión toca a su fin. El análisis de la Comisión señala, sin embargo, que son precisas reformas estructurales para reforzar la viabilidad de las finanzas públicas y confortar la confianza de los hogares.

El euro sigue al alza

Las estadísticas sobre el mundo empresarial muestran que el vigor de la demanda internacional compensa la incidencia negativa de la apreciación de la moneda única sobre las exportaciones de la zona euro.

En términos efectivos reales, la moneda única no está más que ligeramente por encima de su valor a largo plazo, según señala el informe. El análisis concluye que las exportaciones de la zona euro son más sensibles a las fluctuaciones de la demanda internacional que a las variaciones del tipo de cambio. Y esta es la razón por la que el fuerte aumento de esta demanda no sólo compensa, sino que incrementa la incidencia negativa de la pérdida de competitividad sobre las exportaciones.

Globalmente, dice la Comisión, el impacto en la zona euro debería ser modesto. Además, la influencia positiva del euro fuerte sobre el poder de compra de los hogares ha sido lenta, pero se notará más en los meses por venir. La experiencia muestra que la apreciación de los tipos de cambio no tiende a atenuar la inflación de los precios de consumo más que con un retraso importante.