Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICF vende activos para evitar engrosar el déficit público

La entidad de crédito de la Generalitat se centrará en la inversión en pymes

El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) tiene entre sus objetivos del año la venta de activos a otras empresas públicas o a la propia Generalitat. Según explicó ayer el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, en su comparecencia en el Parlament para explicar los presupuestos de su departamento y los de Presidencia, con la transferencia de activos se ha "garantizado la independencia de gestión del ICF". Se asegura la cualificación de este organismo crediticio como "entidad financiera pública", con lo que ahora ya no se contabilizará en el perímetro SEC-95, es decir, su deuda y su déficit no pesarán en las cuentas de la propia Generalitat.

Entre los activos que se han traspasado a otras empresas públicas figuran las participaciones que mantiene en el grupo Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (principal inversor de la aerolínea Spanair) y la propia Spanair, ahora en manos de la empresa pública Avançsa. Además, las estaciones de esquí de Espot y Port Ainé pasaron en julio a manos de Ferrocarrils de la Generalitat y la participación en Fira 2000 (que el ICF compartía con el Ayuntamiento de Barcelona y se dedica a impulsar la ampliación de Fira de Barcelona) será propiedad de la Generalitat. Equipaments y Edificis de Catalunya (Eecat), también está en proceso de privatización y buscan comprador para entre el 50% y el 90% de sus acciones.

La Corporación de Medios Audiovisuales pierde un 21% de su partida en dos años

Fuentes del Gobierno central explicaron a este diario en junio de 2011 que Bruselas había advertido al Gobierno catalán de la intención de Eurostat de estudiar contabilizar el déficit y la deuda del ICF en la órbita de la Generalitat. La normativa SEC (Sistema Europeo de Cuentas) obliga a incluir dentro del sector de la Administración las entidades que tengan unos ingresos por ventas inferiores al 50% de los costes de producción, pero también cuando se interpreta que estas son instrumentos del Gobierno para intervenir de forma discrecional en la economía. En el caso del ICF, algunas inversiones podrían estar incluidas en este segundo supuesto y, por tanto, la institución corría el riesgo de acabar engrosando los números rojos de la Generalitat.

En el marco de este cambio de rumbo del ICF, Mas-Colell advirtió de que la entidad ahora apostará más por las pymes y menos por las grandes compañías. "El ICF ahora no prevé operaciones con grandes empresas. No hay que engañarse: cuando una empresa grande iba a la órbita del ICF era porque constituía un riesgo muy importante", justificó. Aun así, matizó, no significa que hayan cerrado el grifo por completo a las grandes operaciones. "No serán un objetivo básico", explicó. En 2012 el consejero prevé un presupuesto de 2.362,5 millones de euros en financiación y avales, aunque las líneas no se han puesto en marcha ahora, sino que funcionan desde junio. De hecho, a preguntas de la oposición, explicó que ya se ha ejecutado el 57% del total.

En cuanto al presupuesto para 2012, el Departamento de Economía y Conocimiento lo verá rebajado un 7,5%. La peor parte se la lleva la Secretaría de Economía y Finanzas, con un ajuste del 52% en un año. Para Universidad se reduce un 1,9%. En Presidencia reducen este año un 11,6% el presupuesto. Mas-Colell subrayó que el recorte en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales está por debajo de la media de su departamento. El recorte este año en Televisió de Catalunya será del 12% y en Catalunya Ràdio llegará al 15%. En dos años, sin embargo, la televisión pública habrá perdido el 16,6%, y la radio, el 36,4%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 2012