La empresa de vivienda de Santiago entra en preconcurso de acreedores

La deuda de Emuvissa es de 1,8 millones, pero tiene expectativas de ingresos de 6,5

La empresa municipal de vivienda de Santiago, Emuvissa, entra en preconcurso de acreedores. La concejala de Urbanismo y presidenta de la entidad, María Pardo, del PP, llevó ayer al consejo de administración este paso previo a la suspensión de pagos junto a la reserva por parte del Ayuntamiento de denunciar en los tribunales la gestión del anterior consejo. La situación está forzada, según el gobierno local, por una deuda de 1,8 millones a contratistas, con los que se abrirá un plazo de tres meses para intentar llegar a un acuerdo. Entre las posibilidades que baraja el equipo de Gerardo Conde Roa están diferentes maneras de pago y "utilizar los activos" de Emuvissa. Es decir, "compensar" a los acreedores con suelo. El gobierno local plantea una situación preconcursal a pesar de que la empresa municipal tiene pendiente el cobro de 1.250.000 euros del Instituto Galego de Vivenda e Solo, dependiente de la Xunta, la venta de cuatro viviendas unifamiliares por medio millón de euros y un impago de 4,8 millones por la venda de varias parcelas.

El gobierno local estudiar denunciar al anterior irregularidades

En el consejo de administración se suspendió también la contratación de la urbanización de dos polígonos industriales en desarrollo -un sector en el de Costa Vella y otro en Formarís-, el residencial del barrio de Castiñeiriño y las obras de la rotonda de enlace con la carretera nacional 550 ya que las obligaciones presupuestarias que suponían, junto a otras de corto plazo, ascienden a 16 millones. La cifra sube en 4,09 millones si se suma la finalización de cuatro polígonos. La posibilidad que se reserva el Ayuntamiento de acudir a los juzgados se basa precisamente en unas supuestas irregularidades que detectaron en la licitación, el pasado mes de junio, con el gobierno anterior en funciones, de los dos polígonos industriales de Costa Vella y Formarís y por el cobro de cuotas de urbanización en el de Castiñeiriño por unas obras "que no se han efectuado".

El portavoz del PSdeG, el exalcalde Xosé Sánchez Bugallo, acusó al gobierno local de querer utilizar "métodos no legítimos como la absoluta y total paralización que vive Emuvissa desde el 1 de julio" para cambiar el modelo de gestión del suelo de la ciudad. El anterior alcalde aseguró que Emuvissa no ha cobrado ninguna de las cuotas de urbanización correspondientes ni las de las parcelas vendidas. "Hay un abandono de la gestión y del trabajo de Emuvissa", afirmó. El socialista acusó al actual equipo de gobierno de hacer informes ad hoc que justifiquen sus decisiones sobre la empresa. Además, la concejal socialista Mercedes Rosón llamó la atención sobre los ingresos previstos para Emuvissa aprobados ayer, que llegan a los 12,9 millones. Rosón afirmó que en una primera convocatoria del consejo para diciembre -que se aplazó-, las previsiones del Ayuntamiento eran de 1,3 millones. "Este cambio puede responder al informe de Intervención, que les recordó que tenían pendientes cobros y asumidas obligaciones, por lo que no se pudo aprobar un presupuesto de parálisis de la actividad de la empresa", apuntó. "Estos presupuestos se contradicen con la paralización de las obras y la propuesta de situación preconcursal".

El BNG defendió también la continuidad de empresa municipal porque "es solvente y existen otras alternativas". El portavoz nacionalista, Rubén Cela, destacó el trabajo de Emuvissa y consideró que "más allá de los problemas puntuales de liquidez, la empresa fue, es y será viable si se quiere que lo sea".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS