Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido de Álvarez-Cascos fuerza un festival de Gijón "más asturiano"

El sello 'indie' y cosmopolita de la cita, en el aire tras la destitución de Cienfuegos

El medio siglo que cumplirá el Festival de Cine de Gijón este año no va a contar con José Luis Cienfuegos, director desde 1995 de un certamen que en estos años ha llegado a ser reconocido dentro y fuera de España como una de las grandes citas del cine independiente. El Ayuntamiento de Gijón, donde gobierna Foro Asturias, el partido de Francisco Álvarez-Cascos, gracias al apoyo del PP, decidió ayer destituir a Cienfuegos, que recibió el aviso media hora antes de producirse una rueda de prensa en la que fue presentado el equipo que toma el relevo, dirigido por Nacho Carballo, exayudante de dirección de José Luis Garci.

Queda por despejar la incógnita de si el nuevo equipo de dirección será capaz de mantener esta tónica, que había convertido a la cita en una suerte de versión europea del festival estadounidense de Sundance. De lo dicho ayer por el concejal de Educación y Cultura de Gijón, Carlos Rubiera, parece que el golpe de timón está asegurado. En declaraciones a Europa Press, Rubiera señaló que esta es la ocasión "propicia" para abrir un nuevo ciclo que sirva de escaparate y proyección al mercado audiovisual asturiano. Según él, este certamen, junto a la primera edición del festival Arco Atlántico, serán los dos pilares culturales de la proyección nacional e internacional de Gijón.

Nacho Carballo, el nuevo responsable, avanza un recorte de casi 40.000 euros

Foro Asturias presenta mañana los presupuestos municipales

Nacho Carballo, por vía telefónica, quiso subrayar que el festival no perderá "ni un ápice" de su vocación independiente ni internacional. "Seremos incluso más radicales, si es posible". El nuevo responsable matizó las palabras del concejal Rubiera. "Va a haber un día para los cineastas asturianos. Un día para que nos conozcamos, podamos debatir y puedan surgir nuevos proyectos. Festivales como Sitges o San Sebastián cuentan con jornadas similares. Que creemos esta sección dedicada al mercado asturiano no quiere decir que vayamos a ser un festival asturianista".

En cuanto a la salida de Cienfuegos, Carballo ha asegurado que espera que el ya exdirector siga siendo leal al certamen. También ha pedido un margen de tiempo para explicar su proyecto. "Igual que los políticos, que tienen cien días. Sería muy triste que la gente se desmarcara del festival sin habernos dado una oportunidad".

José Luis Cienfuegos se mostró ayer lacónico. "No quiero hacer ninguna declaración, estos días convocaré a los medios y presentaré un balance con cifras", declaró por teléfono. El ya exdirector se limitó a indicar que las cifras de balance de su gestión al frente del festival son "impecables". No quiso pronunciarse sobre si su salida se debe a motivaciones políticas.

La noticia de la destitución de Cienfuegos se produce semanas después de otras medidas adoptadas por el partido de Francisco Álvarez-Cascos, presidente del Principado, como en la gestión del Centro Niemeyer o la revisión de las condiciones para celebrar la Semana Negra de Gijón, certamen de novela policíaca. Carballo ha querido desvincular de esta dinámica el relevo en el festival de Gijón. De hecho como número dos le acompaña Jorge Iván Argiz, activo gestor cultural fajado en el Ayuntamiento de Avilés (PSOE) y en la Semana Negra de Gijón.

El festival, cuya denominación oficial actual es FICXIXÓN, nació en 1963 como una iniciativa del Ayuntamiento de la localidad con la colaboración de la Caja de Ahorros de Asturias (hoy Cajastur). Hasta el momento, ambas entidades siguen siendo partícipes del certamen, la primera como organizadora y la segunda como una de las patrocinadoras. Al presupuesto de 850.000 euros del que hasta ahora gozaba el festival (y que será recortado "en 30.000 o 40.000 euros", según Carballo) también contribuyen el Ayuntamiento, el Principado y el Ministerio de Cultura. Nacho Carballo se propone abrir la financiación del festival, además, a la iniciativa privada. El presupuesto de la cita ya era uno de los más bajos de los casi 400 certámenes y muestras de cine que se organizan en España. Valgan unos cuantos datos: San Sebastián (6 millones), Sitges (3 millones), la Semana Internacional de Cine de Valladolid (2 millones) o el de Sevilla (1,5 millones). Las últimas cifras oficiales dibujan un festival de 70.000 espectadores, el 12º de Europa en asistencia de público.

A través de los responsables gubernamentales y la gerencia del certamen, EL PAÍS ha intentado conocer la aportación de cada institución pública, pero no ha habido respuesta. Cienfuegos fue nombrado en 1995 tras la marcha de Juan José Plans. Con la reinauguración a principios de 1996 del Teatro Municipal Jovellanos, de propiedad municipal y centro neurálgico del festival, nació la Entidad Mercantil Artístico-Musical Teatro Municipal Jovellanos de Gijón, S.A. que hasta el momento organiza el evento junto al Ayuntamiento de la ciudad. Este organismo público se ocupa de la gestión del Teatro Jovellanos, del área de Festejos de la ciudad y también de la organización del Festival Internacional de Cine de Gijón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2012