Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE se suma al rechazo de la tasa turística

Al Gobierno de CiU se le complica su pretensión de lograr el consenso de la industria turística para implantar el gravamen sobre las pernoctaciones de los viajeros. Ayer la patronal CEOE se unió a todas las entidades empresariales que han rechazado la tasa turística con la que el Ejecutivo catalán quiere recaudar 100 millones de euros en 2012.

Los hoteleros catalanes estaban ya advertidos y sabían que era cuestión de semanas que Artur Mas anunciara la creación de una tasa turística. Es más, en privado, muchos empresarios barceloneses no ponen reparos a ese tributo. Sin embargo, el sector esperaba que, antes de llevar la medida al Parlament, Mas la pactara con el sector, en especial porque desde la Generalitat se lanzó el mensaje de que la tasa todavía estaba en fase de estudio. Su inclusión en la Ley de Acompañamiento provocó estupor en muchos círculos empresariales, en especial entre los hoteleros de las costas de Girona y Tarragona, que compiten a través del precio del alojamiento.

La voluntad del Gobierno de Artur Mas de lograr un consenso se antoja casi imposible. La patronal española CEOE, presidida por Juan Rosell, se sumó ayer a la lista de asociaciones empresariales que rechazan la tasa y, en un comunicado, consideró que ese gravamen es "innecesario". Hasta ahora, se habían opuesto a ese tributo las grandes asociaciones hoteleras de España y prácticamente todas las patronales catalanas, empezando por Pimec y Fomento del Trabajo.

En el comunicado, el Consejo de Turismo de la CEOE aseguraba que comparte "los argumentos esgrimidos por el sector de la hostelería en oposición al establecimiento de una tasa turística en Cataluña". Este tributo, incluido en el proyecto de Presupuestos de 2012, supone el pago de uno a tres euros, dependiendo de la categoría del alojamiento, para las pernoctaciones de turistas. Con esta nueva fuente de ingresos, el Gobierno de Artur Mas espera ingresar 100 millones de euros el año que viene.

La CEOE señaló que el sector hotelero ha registrado "resultados positivos" en el último trimestre del año y consideró que el impuesto daña la "sostenibilidad y competitividad de la industria turística", que recuerda que hasta ahora ha sido "tractor de la actividad y el empleo" y "clave" para la recuperación económica de España.

El Gobierno de CiU justifica la tasa en la falta de recursos para realizar acciones de promoción turística y en el coste para las arcas públicas que acarrean varios eventos, desde el Gran Premio de Fórmula 1 de Montmeló hasta los pasos que ha tenido que dar Barcelona para hacerse con la capitalidad mundial del móvil. Además, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha recordado en varias ocasiones el impacto de las ayudas a aerolíneas como Ryanair para que permanezcan en los aeropuertos secundarios de Girona y Reus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de diciembre de 2011