Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los patines llegan a plaza de Catalunya en medio de protestas

La pista de hielo empieza a funcionar esta tarde - 'Bargelona', exenta de la tasa de ocupación de espacio

Si se solucionan algunos problemas eléctricos, la polémica pista de hielo que la Fundación Barcelona Comerç instaló en la plaza Cataluña - Bargelona- abrirá esta tarde sus puertas al público. La instalación, que busca estimular el comercio en la ciudad, fue presentada ayer a la prensa en medio de la protesta de una treintena de personas. La pista es pagada por la fundación y tributa al Consistorio 5.000 euros por concepto de actividad económica. Sin embargo, está exenta de la tasa de ocupación del espacio público.

Aunque la apertura estaba programada para ayer al mediodía, un problema para conectar el sistema lumínico y de refrigeración a la red eléctrica la retrasó. Sin embargo, el acto de presentación no se interrumpió, y tampoco las manifestaciones en contra del proyecto. A las once, las juventudes de Iniciativa hicieron una pequeña protesta. "CiU ya había anunciado su voluntad de privatizar Barcelona y ahora lo hace efectivo poniendo el espacio público al servicio de los beneficios económicos. La plaza de Catalunya es ahora un espacio de peaje", se quejó Ricard Gomà, presidente del grupo ecosocialista en el Consistorio.

Aún más contundentes fueron los indignados. Una treintena intentaron boicotear la rueda de prensa con gritos y consignas. Dos lograron acceder a la pista y mostraron sendas pancartas en contra de los recortes sanitarios. "La plaza es pública" y "pista de hielo gratuita" fueron algunas de las consignas que gritaron. Aunque según la organización Bargelona cuenta con un dispositivo de seguridad privada, la Guardia Urbana de la ciudad tuvo que contener a los manifestantes que intentaban acceder al recinto.

En medio del ruido, la segunda teniente de alcalde de la ciudad, Sònia Recasens (CiU), acompañada del presidente de la fundación, Salvador Albuixech, casi tuvo que gritar los motivos para que el Ayuntamiento diera el visto bueno a la pista. "Es una buena iniciativa de los comerciantes que ayudará a la ciudad a convertirse un referente internacional de compras", dijo.

Recasens también explicó que la pista está exenta del pago de la tasa por ocupar el espacio público. "Se trata de una fundación sin ánimo de lucro", aseguró. Por otro lado, aporta 5.000 euros por actividad económica.

Patinar una hora costará ocho euros, según ha explicado Albuixech. Hacerlo durante 30 minutos, seis. Por entrar a las tiendas socias de la fundación, se recibirá descuentos para disfrutar del hielo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2011