Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis política en el sur de Europa

El nuevo Gobierno griego toma las riendas para evitar la bancarrota

Lukas Papademos mantiene al titular de Finanzas, Evangelos Venizelos

No hay comida gratis para los deudores, ni soluciones fáciles para los acreedores. Lukas Papademos, exvicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), escribía esto hace apenas un par de semanas, en un artículo en el que reflexionaba sobre los riesgos de la crisis griega en calidad de técnico, de experto. Y ayer por la tarde, allí estaba, en el solemne Palacio Presidencial de la República de Grecia, arropado por los cánticos de la Iglesia ortodoxa griega, sonriendo y jurando su cargo como nuevo primer ministro de un Gobierno de coalición, interino y de urgencia, en medio de una tormenta financiera que se ha llevado por delante a su predecesor, Yorgos Papandreu.

Papademos presentó un Ejecutivo formado por casi 50 políticos, entre ministros y viceministros, algunos de ellos ya en el Gobierno, y en el que él es el único tecnócrata. Este Gobierno de 100 días pasará a la historia como el encargado de intentar salvar a Grecia de la bancarrota y garantizar su permanencia en el euro. Pero también se le recordará porque, sin elecciones mediante, y por cortesía de pactos políticos in extremis, supone la entrada de la extrema derecha en un Gobierno de Grecia por primera vez desde la caída de la dictadura de los coroneles, en 1974.

La extrema derecha tendrá una cartera por primera vez desde la dictadura

El déficit de este año, según Venizelos, será del 9%, muy superior al objetivo del 7,6%

El populista LAOS tendrá presencia en un Gabinete formado básicamente por miembros del partido que gobernaba hasta ahora, el socialista Pasok , y representantes de la oposición, el partido de centro-derecha Nueva Democracia. Papademos ha decidido mantener a Evangelos Venizelos como responsable de Finanzas y viceprimer ministro. Venizelos comentó ayer a sus compañeros de equipo que el déficit de este año rondará el 9% del producto interior bruto (PIB), una cifra muy superior al 7,6% que tenía como objetivo, según un alto cargo citado por la agencia Reuters. El ministro reafírmó después "el compromiso político" de Atenas con sus acreedores internacionales.

Otros socialistas seguirán también en el nuevo Gobierno, como Anna Diamanotopulu, Andreas Loverdos y Michalis Chrysochoidis, al frente de Educación, Salud y Desarrollo, respectivamente. Como ministros solo entran dos conservadores, dos hombres fuertes de Nueva Democracia, Stavros Dimas, ex comisario europeo de Medio Ambiente, y Dimitris Avramolpulos, que dirigirán las carteras de Exteriores y Defensa, respectivamente. LAOS contará con un ministro, para infraestructuras, y dos viceministros.

Casi una cincuentena de políticos, entre ministros y viceministros, pilotados por el antiguo gobernador del Banco de Grecia. Es el Gabinete que debe aprobar el segundo rescate financiero de Grecia, que implica una inyección de 130.000 millones de euros hasta 2014, por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y una quita del 50% de la deuda que el Estado griego tiene contraída con la banca. A cambio, una nueva oleada de ajustes sociales."Con la unidad de todo el pueblo, lo conseguiremos", dijo Papademos tras la jura del cargo a un Papandreu a punto de recoger sus cosas del despacho. El hasta ahora primer ministro, hijo y nieto de mandatarios griegos, se mantiene de momento en la presidencia del Pasok, pero es una incógnita si tendrá ánimo de presentarse a las próximas elecciones anticipadas, previstas para febrero, después de haber dimitido obligado por la oposición, pero también por su propio partido. Venizelos, su rival en el pasado, aparece en las quinielas.

Ahora, los diputados del Parlamento deberán legitimar al nuevo Gobierno en una moción de confianza, pero el resultado, salvo una revuelta de los diputados, no genera demasiada expectación. Las tres formaciones del Gobierno suman 254 de los 300 escaños, ya que la izquierdista Syriza y el Partido Comunista rechazan el pacto. Lo más urgente para el Gobierno es asegurar que recibe los 8.000 millones de euros correspondientes al sexto tramo del primer rescate financiero, que necesita para pagar las deudas que vencen en diciembre. Bruselas bloqueó este dinero hasta que se aclarara la situación política del país, pero la llamada troika -la Comisión Europea, el FMI y el BCE- visitará Atenas la próxima semana para pasar revista al nuevo Gobierno y liberar ese montante, según fuentes citadas por Reuters. El arzobispo ortodoxo de Atenas bendijo ayer a Papademos. Ahora tiene que hacerlo la troika.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2011