Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultimátum al tranvía de Parla

Alstom amenaza con abandonar el mantenimiento de los trenes si no cobra 6,5 millones antes de mañana - El Ayuntamiento debe 48 millones a la concesionaria

El tranvía de Parla, el proyecto que simboliza el auge y el poder de Tomás Gómez (PSM) en el municipio del sur de Madrid, está a punto de descarrilar. La multinacional de servicios ferroviarios Alstom ha enviado una carta a la empresa concesionaria Tranvía de Parla en la que le amenaza con suspender los servicios de mantenimiento de los trenes si antes de mañana no paga los 6,5 millones que le debe. "Si en el improrrogable plazo de ocho días naturales [que vence mañana] Tranvía de Parla no procede a regularizar todos los pagos pendientes, este consorcio procederá a la suspensión, de forma inmediata y automática, de todas las labores de mantenimiento del sistema tranviario", señala la compañía.

La concesionaria del tranvía, que emplea a 58 trabajadores, se encuentra en una delicada situación financiera debido, fundamentalmente, a la falta de pago del Ayuntamiento de Parla, que le debía 29,4 millones hace un año, según el informe de auditoría de Deloitte de las cuentas de 2010. Actualmente, la deuda municipal alcanza los 48 millones. El Consistorio está inmerso en una grave situación económica, ahogado por una abultada deuda, que le ha llevado a despedir a un centenar de funcionarios. Un portavoz municipal rechazó comentar el ultimátum de Alstom alegando que era un problema entre empresas.

Alstom no ha cobrado ninguna factura desde que comenzó a prestar el servicio de mantenimiento en 2008. La multinacional ha emitido facturas mensuales bajo el concepto "servicio de mantenimiento del sistema tranviario de Parla". También por el cambio de ruedas de los trenes o por varios "incidentes de enganchones en las catenarias". "Pese a los reiterados requerimientos que les hemos venido efectuando para regularizar la situación de pagos pendientes, Tranvía de Parla y sus accionistas continúan sin hacer frente a la deuda, que asciende a 6.525.761 euros", señala Alstom en su carta.

Desde la concesionaria Tranvía de Parla, que gestiona el transporte ferroviario en el municipio gobernado por José María Fraile (PSM), rechazan comentar la situación. Se remiten a una escueta declaración: "Nuestra intención es seguir prestando el servicio con la calidad de siempre". No explican cómo podrán hacerlo si Alstom deja de prestar el servicio de mantenimiento.

Fuentes del Consorcio Regional de Transportes (CRT), que depende de la Comunidad de Madrid, admiten que los trenes no podrán circular si se suspende el mantenimiento. "Nos vemos en la obligación de recordarles las graves consecuencias que la falta de mantenimiento implicaría para la explotación en las necesarias y exigidas condiciones de seguridad", añade Alstom. También en Global Vía, principal accionista de Tranvía de Parla, rechazan valorar la situación.

El tranvía de Parla nació en 2004, cuando Tomás Gómez era alcalde de la ciudad, para dar servicio a los cerca de 30.000 vecinos que iban a poblar el nuevo barrio Parla Este. Convertido en icono de la ciudad, comenzó a funcionar en 2007 tras más de 129 millones de inversión, cerca de un 40% más de lo previsto. Los principales accionistas de Tranvía de Parla son Global Vía, participada por FCC, y Caja Castilla La Mancha Corporación.

En Tranvía de Parla existe una honda preocupación por la grave situación económica del Ayuntamiento que afecta a la empresa, según fuentes de la concesionaria. Los gastos fijos ascienden a cerca de 10 millones y sus ingresos dependen en buena parte de la Administración. El CRT aporta cerca de tres millones anuales, se hace cargo del 50% del déficit que se produce entre los gastos de explotación y los ingresos por tarifas. El tranvía lo utilizan al año unos cuatro millones de usuarios que no cubren los costes totales.

El Ayuntamiento se comprometió en 2005 a pagar a la concesionaria una cantidad según los kilómetros reales recorridos por el tranvía, pero desde 2007 no la ha satisfecho íntegramente. También acordó que se haría cargo del coste íntegro de la inversión, que asciende a 129 millones. Así, el Consistorio debería abonar a Tranvía de Parla cerca de 12 millones anuales durante 30 años para pagar la inversión y los intereses.

A pesar de todo, Tranvía de Parla ganó 824.000 euros en 2009, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Madrid. En las citadas cuentas se desprende que la deuda del Ayuntamiento de Parla a finales de 2009 ascendía a 21 millones por la cuota para pagar la inversión y otros tres millones por los ingresos de viajeros.

Un tren de cifras

- Alstom, que se encarga del mantenimiento de los trenes del tranvía de Parla, amenaza con dejar de prestar los servicios si mañana no cobra los 6,5 millones en facturas pendientes desde 2008

con Tranvía de Parla, concesionaria del servicio.

- El Ayuntamiento de Parla mantiene, a su vez, una deuda de 48 millones de euros con Tranvía de Parla.

- La concesionaria emplea a 58 trabajadores y obtuvo un beneficio de 824.000 euros en 2009.

- Los accionistas de Tranvía de Parla son Global Vía (75%), Caja Castilla La Mancha Corporación (15%) y Detren Servicios Ferroviarios (10%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2011

Más información