Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes se suman al azote del paro

La Generalitat admite que la austeridad destruye empleo, pero seguirá cortando el gasto - La tasa de personas sin trabajo sube al 19,4%, la más alta desde 1996 - Sindicatos y empresas coinciden en que los ajustes hunden el mercado laboral

Las crisis financiera e inmobiliaria arrastraron a casi todos los sectores a la recesión. Y ahora, con una economía deprimida, los recortes públicos han resultado letales para el empleo. La tasa de paro escaló en el último trimestre hasta el 19,4%, según la Encuesta de Población Activa (EPA), la cota más alta desde el año 1996. Lo denunciaron empresarios y sindicatos, y lo admitió el Gobierno catalán: la política de austeridad ha terminado por dar la puntilla a un mercado de trabajo que ha sumado 51.000 parados más. Hoy ya hay 742.000 personas desempleadas en Cataluña.

La secretaria de Empleo, Esther Sànchez, reconoció ayer que una de las causas del aumento del paro es "la situación de consolidación presupuestaria". Sànchez recordó que los recortes no han terminado y que, además, España debe culminar la reforma del sector financiero, por lo que los próximos meses serán "difíciles".

El paro juvenil asciende ya al 43,1% y la temporalidad sube al 21,2%

Esa interpretación difirió de la de su superior, el consejero de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, que afirmó que las medidas de austeridad "no han de significar ni mucho menos la pérdida de puestos de trabajo" y atribuyó las pésimas cifras a la crisis de la deuda soberana y a los ajustes de plantilla de las empresas privadas. Tanto Sànchez como Mena defendieron, no obstante, seguir con los recortes.

Mena se quedó solo con su tesis. CC OO recordó que la explosiva mezcla de crisis y recortes ha provocado la pérdida de 16.500 empleos en el sector educativo en un año. La secretaria de socioeconomía del sindicato, Cristina Faciaben, auguró que los recortes habrán tenido impacto sobre el sector de los servicios a las personas, tanto servicios sociales como sanidad. Eso explica que, a pesar de la temporada turística, incluso el sector servicios ha destruido empleo.

Sin criticar la política de austeridad del Gobierno, el secretario general de la patronal Cecot, David Garrofé, también señaló que el aumento del paro se debe al "efecto de los recortes". En su opinión, estos han supuesto que se reduzcan las subcontrataciones y bajen los programas de ayudas o subvenciones que permitían la contratación de técnicos. Esa tónica, agregó, "seguirá lo que queda de año".

"Tras el 20-N se destruirán empleos en Ayuntamientos y entidades financieras, y además quedan todos los ajustes estructurales de la Generalitat", previó. Por ejemplo, la EPA no tiene en cuenta el anuncio de expedientes de regulación para 1.500 trabajadores de las empresas públicas del Gobierno catalán. Por ahora, curiosamente, el único sector que crea ocupación es el público, que cuenta con 9.000 puestos de trabajo más respecto a la EPA del tercer trimestre de 2010.

El presidente de la Fepime, Eusebi Cima, se mostró igualmente "muy preocupado" por la subida del paro y pidió "medidas drásticas" para atajar esa escalada. "Nos inquieta la pobreza que empieza a haber en Cataluña. Y nuestros empresarios viven de lo que venden, y así el consumo se hunde", añadió.

Precisamente, el jefe del Servicio de Estudios de CatalunyaCaixa, Xavier Segura, advirtió de que este dato de paro obligará a "corregir" las previsiones de crecimiento para este año, del 0,7%. Segura recordó que, tras detenerse el motor del consumo privado, el parón del sector público ha llevado a esta situación. Solo el sector exterior compensa la caída de la demanda interna, y ese motor de seguridad también puede fallar si las principales economías europeas entran en recesión.

A pesar de admitir que la austeridad tiene que ver con la destrucción de empleo, Sànchez habló de una "multiplicidad de factores" para explicar la tasa de paro y se refirió también a la crisis de la deuda soberana en Europa y al modelo de financiación autonómica, que, a su juicio, "perjudica especialmente a Cataluña".

Casi todos los datos de la EPA son especialmente malos para Cataluña. Los 51.000 nuevos parados registrados el tercer trimestre son un 7,4% más que en el trimestre anterior, porcentaje que duplica el aumento del 3% de media en España. El número de nuevos parados que registra Cataluña representa un tercio de todos los de España y, además, Cataluña sigue destruyendo empleos fijos a mayor ritmo que el resto de las comunidades. En el último año, se han esfumado 131.000 contratos indefinidos, la mitad que en España, y se han creado 45.400 empleos eventuales, lo cual eleva la tasa de temporalidad al 21,2%.

En un comunicado, UGT responsabilizó a la Generalitat de favorecer con sus recortes la escalada del paro y le reprochó que esté "abocando" a los ciudadanos a "situaciones de riesgo de exclusión social". En la EPA hay dos datos especialmente preocupantes: el paro juvenil, que asciende ya al 43,1%, y el aumento de los hogares con todos los miembros en paro: en un trimestre ha subido del 6,7% al 7%, hasta 194.400 familias.

La oposición cargó contra el Gobierno de CiU por haber descuidado el empleo. El diputado del PSC Jaume Collboni acusó al Ejecutivo de carecer de una hoja de ruta clara y calificó el plan de choque de Mena de "auténtica tomadura de pelo". La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, reprochó al Gobierno que desde que llegó al poder, hace 10 meses, "el paro crece de forma inexorable" y consideró que el presidente, Artur Mas, está "fracasando" en la lucha contra el desempleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 2011