Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 por clase, sin optativas ni biblioteca

Aguirre cuestiona las "razones" de los docentes mientras prosigue la protesta

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, dice que no hay razones para protestar por los recortes en la enseñanza pública. Ayer un grupo de alumnas de 1º de Bachillerato del instituto Madrid Sur, que se concentraron junto a unas 2.500 personas ante la Consejería de Educación (Alcalá, 32), dieron sus propios motivos para salir a la calle. "Somos 40 alumnos en clase". "Hay gente que no puede cursar la optativa de nuevas tecnologías porque no hay ordenadores".

No es un caso aislado. Los alumnos de 4º de la ESO del IES La Dehesilla (Cercedilla) también expusieron su lista de quejas: "No tenemos biblioteca". "Estamos solos en las guardias". "No podemos hacer prácticas de Biología". Razones hay de todos los colores. Y en cada concentración, en medio de gritos y silbidos de protesta, los casos de cada centro se comentan en corrillos. Fátima Pavón, profesora de historia del IES Iturralde, dice que tiene 153 alumnos. "Imagina cuando tenga que corregir exámenes, para que luego digan que trabajamos 20 horas".

Docentes, padres y alumnos volvieron ayer a marcar otra jornada en el calendario de protestas establecido contra las instrucciones de la Consejería, que aumentan de 18 a 20 las horas lectivas de los docentes y suponen un recorte de las plantillas que el Gobierno regional ha cifrado en unos 1.000 profesores menos y los sindicatos, en unos 3.000. La concentración paralizó dos horas el tráfico y, aunque fue menos numerosa que otras, volvió a llenar de camisetas verdes -símbolo de las protestas- el centro de Madrid.Poco antes de la concentración, representantes de los sindicatos CC OO, FETE-UGT, ANPE y CSI-F entregaron una carta dirigida a la consejera de Educación, Lucía Figar, en el registro para pedirle que se siente a negociar. Figar recibirá también un escrito de los profesores del IES Villa de Vallecas, en el que le piden que reinvierta en mejoras para el centro el dinero que se ha descontado a los docentes que secundaron la huelga la semana pasada. "Si lo hicieran en toda la región podrían invertir 4,5 millones de euros", asegura un profesor del instituto del sur de Madrid.

La convocatoria de ayer transcurrió sin incidentes, aunque en medio de una gran presencia policial. Una hora antes de la concentración los agentes ya custodiaban el acceso a la Consejería e impendían las "reuniones" de dos o tres personas ante la puerta si se trataba de gente con la camiseta verde. En este ambiente, entre los profesores empieza a haber un cierto miedo a hablar y algunos prefieren no dar su nombre. Manuel Hernández, docente de Francés, no es de esos y habla claro: "Es irrebatible que así bajará la calidad de la enseñanza pública. Sobran razones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2011