Reportaje:

De hombres, odios y amores

Santi Zannou lleva al cine la novela de Carlos Bardem 'Alacrán enamorado'

"A mí no me digas que no se puede hacer", soltaba el personaje de El Langui en El truco del manco, de Santi Zannou, y lo decía con una vehemencia brutal, probablemente heredada de la pasión que emana del mismo Zannou. El último en sufrirlo ha sido Carlos Bardem, porque ambos han estado durante meses adaptando, puliendo y reescribiendo Alacrán enamorado, la novela de Bardem que empezará a dirigir en diciembre Zannou bajo la producción de Álvaro Longoria, de Morena Films, los creadores de Celda 211: "Para nosotros es la peli fuerte del año". En el reparto -aún falta por firmar la actriz principal- estarán Álex González (a su melena, heredada de X-men: primera generación, le quedan pocos días), Óscar Jaenada, Miguel Ángel Silvestre y el mismo Bardem: hacía años que no se veía tanto bíceps marcado en la pantalla.

"No es una película de tíos, sino una fábula con muchos personajes. Está la dureza que les envuelve, pero ahí hay incluida una historia de amor, otra de superación...". A su lado, Carlos Bardem, en una pirueta que le ha convertido en autor de la novela, coguionista y actor secundario, confía en el libreto que han escrito: "Gracias al placer que ha sido trabajar con Santi, hemos logrado ser fieles al espíritu de mi libro, eso sí, con otro lenguaje, el cinematográfico: no es traicionar, sino enriquecer". Tal vez el dúo Zannou-Bardem ha salido con buen pie del reto porque comparten referencias cinematográficas: Sam Peckinpah, John Ford... "De personajes fuertes", dice Bardem. "Creo que más que fuertes los denominaría auténticos", puntualiza Zannou, y su compañero asiente antes de seguir: "Eso incluye personajes femeninos". Zannou interrumpe: "La novela tiene un compromiso fuerte a la hora de narrar, tanto como sus personajes, y ahí tuvimos la base".

Alacrán enamorado es una versión siglo XXI y contundente de Romeo y Julieta, con Alyssa, una inmigrante latinoamericana que fue entregada a una red de prostitución infantil y que ahora se gana la vida limpiando casas, y Julián, apodado El Alacrán, el cabecilla de un brutal grupo neonazi: dos mundos que chocan. Y una novela de gran rigor y verdad.

"Existen muchos Julianes como los de la novela, los he visto en los gimnasios de boxeo. Y algunos han podido redimirse, a pesar de vivir marcados por realidades sociales muy duras, marcados por el odio, porque cuando aprenden a combatir por normas, tras años de violencia irracional, se convierten en mejores personas. El odio es un sentimiento todopoderoso: cuando estás poseído por él no hay espacio para más. El odio solo permite odiar. En cambio, cuando te enamoras, respetas a la otra persona", comenta su autor. Zannou cree que en la novela no hay lado oscuro: "Yo vi su luz, y eso me impulsó a adaptarla". "Porque va de hacerse hombres", cuenta Álex González.

En ese compromiso que impulsa a Bardem y Zannou, estarán también involucrados los actores. "Yo lo he pasado muy mal, porque todos hemos hecho pruebas en persona y a mí me pilló en EE UU. Finalmente, pude escaparme, venir, y luchar por Julián", comenta González. Y confiesa: "Más aún, nos encerraremos en un piso dos meses los chicos para crear la dinámica de amistad". Es el compromiso que pide Zannou: "No podemos caer en clichés, hay que tomarlo en serio, es un filme a tratar con respeto y cabeza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de septiembre de 2011.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50