Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Patrimonio

Imputado un militar jordano por hacer un grafiti en La Alhambra

El oficial se enfrenta a tres años de cárcel por un delito contra el patrimonio

Cuando en 1829 Washington Irving ideó implantar en La Alhambra un libro de firmas, trataba de evitar hechos como el que ha protagonizado un militar jordano este verano. Llegó a Sevilla a mediados de agosto como parte de una delegación enviada por su país para comprar un avión militar, y aprovechó la estancia en Andalucía para visitar el conjunto monumental granadino. Cuando llegó a La Alhambra quiso dejar constancia de su paso grabando su nombre en un muro del Palacio de Carlos V. Unos turistas le delataron y los vigilantes le sorprendieron in fraganti. Ahora este militar está imputado por un delito contra el patrimonio histórico, cuyas penas oscilan entre uno y tres años de cárcel, y una multa que va de los 12 a los 24 meses.

Los agentes que lo pusieron a disposición judicial informaron a la Fiscalía de Granada, así como a la Embajada de Jordania en Madrid. Según el Código Penal, por el delito cometido se puede ordenar que corra a su cargo la restauración posible del daño. Se ha encargado un informe pericial para saber con exactitud si excede o no los 400 euros, según fuentes de la fiscalía. En esa cifra se fija la barrera para que la acción sea considerada delito y no falta.

El imputado mostró su disposición a pagar los daños antes de que comenzara la instrucción judicial. Sin embargo, cincelar su nombre y la fecha de la visita en una pared de Carlos V no tiene tan fácil solución. El Patronato de La Alhambra, que denunció lo sucedido, considera "reparable" el daño. La Junta de Andalucía, por su parte, confía en que la negligencia acarree una dura sanción para que el caso sirva de ejemplo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de agosto de 2011