Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector exterior y la resistencia del consumo privado salvan el crecimiento

El INE confirma que el PIB aumentó un 0,2% en el segundo trimestre

El segundo trimestre fue una oportunidad perdida para la recuperación. Como ya anticiparon el Banco de España y el Instituto Nacional de Estadística, el PIB apenas creció un 0,2% respecto al arranque del año. Y el incremento interanual se quedó en el 0,7%, el primer retroceso desde la Gran Recesión. El detalle de la contabilidad nacional, que publicó ayer el INE, arroja dos novedades: la desaceleración fue mayor de lo anunciado, ya que se ha revisado al alza, en una décima, el crecimiento del primer trimestre -0,4% en la comparación trimestral, 0,9% en tasa interanual-. Y, frente a casi todos los pronósticos, el consumo privado tuvo un comportamiento aceptable.

Junio se había cerrado con los peores augurios posibles para el consumo. Al menos, a tenor de lo que contaban las ventas del comercio o las matriculaciones de vehículos. El Banco de España se apoyó en estas estadísticas para estimar que el consumo de los hogares "solo repuntó levemente entre abril y junio", con una tasa trimestral cercana al 0,3%. El balance final del INE, sin embargo, es mucho más favorable: según sus cuentas, el gasto de las familias aumentó un 0,6% respecto al primer trimestre.

Campa admite que ahora "es más difícil" que se cumpla el pronóstico oficial

La mejora del consumo se debe también, aunque sea de forma limitada, a que se compara con un trimestre que, en el gasto de las familias, resultó peor de lo que se pensaba. La revisión del INE concluye que el consumo de los hogares bajó un 0,1% entre enero y marzo, algo más de lo estimado. Lo mismo ocurrió con la inversión, que se corrige del -1,4% al -1,6%, por un peor comportamiento de la construcción.

Pero hubo también revisiones al alza. La más llamativa es la que hace referencia al gasto de las Administraciones durante el primer trimestre. Ya había llamado la atención la primera estimación, que apuntaba a un crecimiento del 1,4% del consumo público, catapultado por la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas. La nueva estimación es aún más sorprendente: la tasa trimestral llegó al 2,9%, un avance sin precedentes en la serie comparable, que deja en paños menores el cálculo inicial. Tan radical es el avance del primer trimestre, como el ajuste del segundo trimestre (-2,4%), que compensa en buena parte el alza del gasto privado.

También es notable, aunque con una repercusión menor, la revisión de los datos de las exportaciones de servicios en el primer trimestre, que habría pasado de caer un 0,7% a crecer un 2,1%. La corrección solo da más lustre al papel del sector exterior en la recuperación, como confirma la comparación interanual. La aportación de la demanda externa a la tasa interanual del PIB se duplicó entre el primer y el segundo trimestre: pasó de 1,3 a 2,6 puntos porcentuales. Aquí, el contrapunto es el desfallecimiento de las ventas de mercancías al exterior, compensado por la exportación de servicios.

En la evolución de la demanda interna (que descuenta 1,9 puntos porcentuales a la tasa interanual del PIB), hay que precisar que, en la comparación, la referencia es el segundo trimestre de 2010, cuando se aceleraron las ventas por la inminente subida del IVA y el fin de las ayudas a la compra de vehículos.

En el empleo, la contabilidad nacional refleja un aumento de puestos de trabajo (100.000) respecto al trimestre anterior. Pero, también, un retroceso del 1% en la comparación interanual. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, admitió que, con los datos del segundo trimestre, es "más difícil" cumplir las previsiones del Gobierno para 2011 en empleo (un incremento anual del 0,3%) y crecimiento (un 1,3% respecto a 2010).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011