Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán condena a ocho años por espionaje a dos excursionistas de Estados Unidos

Los sentenciados aseguran que se perdieron en la zona fronteriza con Irak

Los dos excursionistas estadounidenses encarcelados en Irán desde hace dos años han sido condenados a ocho años de prisión por entrada ilegal en el país y espionaje, según la web de la televisión estatal iraní. Su abogado, que anoche no había sido informado de la sentencia, dijo que piensa recurrirla. El mero anuncio supone una bofetada a las esperanzas, alentadas por el ministro de Exteriores iraní, de que los jóvenes iban a ser liberados durante este mes de Ramadán y añade otro escollo a las ya tormentosas relaciones entre Teherán y Washington.

Shane Bauer y Josh Fattal, ambos de 29 años, fueron detenidos en la frontera de Irak el 31 de julio de 2009 junto a la novia del primero, Sarah Shourd, de 32, que regresó a EE UU tras ser liberada bajo fianza de medio millón de dólares en septiembre. Los tres siempre han dicho que cruzaron la frontera de Irán por error cuando salieron de un camino mientras visitaban una cascada en el Kurdistán iraquí, una zona sin señales de demarcación.

"En relación con la entrada ilegal a territorio iraní, cada uno ha sido sentenciado a tres años de cárcel, y en relación con la acusación de cooperar con los servicios de espionaje estadounidenses, cada uno ha sido sentenciado a cinco años de cárcel", asegura la web de la televisión estatal. La información, que cita "una fuente judicial informada", no indica cuándo se ha pronunciado la sentencia. Tampoco queda claro si los dos años que han pasado en prisión se descontarán de la condena. Solo se precisa que los jóvenes disponen de 20 días para apelar y que el caso de Shourd, juzgada en rebeldía, "aún permanece abierto".

La noticia sorprendió al abogado de los tres encausados, Masud Shafeí, a quien los responsables judiciales no habían comunicado ayer la sentencia. Shafeí aseguró que cuando tuviera confirmación, pensaba recurrirla. "Es un veredicto muy grave e inconsistente con las acusaciones", declaró a la agencia France Presse.

Bauer y Fattal, que comparten celda en la prisión de Evín, se declararon inocentes en una audiencia a puerta cerrada el 6 de febrero y esperaban sentencia desde la última sesión del juicio, el 31 de julio. Su abogado manifestó entonces su confianza en que el juez desestimara el cargo de espionaje, que puede acarrear la pena de muerte, y que los dos años pasados en la cárcel bastaran como castigo por su entrada ilegal.

El ministro de Exteriores, Ali Akbar Salehí, alentó ese anhelo al declarar el pasado día 6 que "esperaba" que el juicio culminara con la libertad de ambos. El poder judicial ya mantuvo un pulso con el Ejecutivo a raíz de que el presidente Mahmud Ahmadineyad se comprometiera con el sultán de Omán a poner en libertad a Sarah Shourd, novia de Bauer. Lo ocurrido ahora podría reflejar nuevas tensiones entre ambos centros de poder, ya que a Ahmadineyad le convenía una sentencia benévola para allanar su previsible visita a la ONU el próximo septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de agosto de 2011