Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TAO LIN | 10 PREGUNTAS A

"Muchas entradas de Twitter me inspiran más que cualquier novela"

Tao Lin. Escritor neoyorquino de origen taiwanés. 28 años. Tildado como "el Kafka de la generación Facebook". Tiene una editorial online y filma y monta películas con su MacBook. Su último libro, Richard Yates, está editado por Alpha Decay.

¿Es tan depresivo e infeliz como presume en sus libros?

No sé. Puede. Pero otra gente deprimida es incapaz de hacer nada. Yo he publicado seis libros. Y solo tomo antidepresivos por diversión.

Mucha gente le tiene por un fraude. ¿Se siente usted a veces un fraude?

No entiendo el concepto de fraude literario. Para mí, todo el mundo es escritor. Basta con hilar palabras en una frase.

¿Solo con saber tuitear ya se puede ser buen escritor?

Yo me trabajo mucho mis tuits. Y hay muchos tuits de gente a la que sigo que me inspiran más que cualquier novela.

Hay internautas que le odian. Dicen que su vacío existencial es directamente proporcional a la atención mediática que recibe.

Creo que no les gusta que me promocione tanto. Y cuando vendí los derechos de mi segunda novela a través de Internet pensaron que era una maniobra publicitaria.

Es que los subastó sin que nadie leyera la novela. ¿Tanto confía en su talento?

No tiene nada que ver con que el libro fuera mejor o peor. Tan solo creyeron en mí. Un tipo invirtió 12.000 dólares.

¿Hay algo que no haría por dinero?

Haría cualquier cosa. Hace un mes me quedé sin blanca y pedí a través de Twitter. Un desconocido me ingresó 6.000 euros y de eso estoy viviendo. También viví un año de robar pilas en supermercados y venderlas en eBay.

¿Qué es lo más inútil que se ha visto obligado a aprender en su vida?

Fui asistente de un tío que hacía una web sobre jets privados. Tuve que escribir todos los textos técnicos.

Conoció a su esposa por Internet. ¿Tan romántico le resulta el 'chat' de Gmail?

No. Me resulta útil. Yo no voy a bares a conocer gente, todo el mundo está online. Es más eficiente. Bastan cuatro clics para descubrir sus gustos y si te puedes llevar bien o no.

¿Se considera un sociópata?

Yo, por naturaleza, no odio a nadie. Ni siquiera odio a Hitler o a George Bush. Prefiero ignorar.

¿Hay algo de su vida que jamás exhibiría en la Red?

No. Cada vez me preocupa menos lo que piense la gente sobre mí. Mi objetivo es no tener ninguna privacidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de agosto de 2011