Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basagoiti (PP) a Izagirre (Bildu): "Dile a tus jefes que dejen las armas"

Los 'abertzales' llevan al balcón de autoridades de Vitoria a dos familiares de etarras

La plana mayor de Bildu, en la que estaban el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, acaparó ayer las miradas en el inicio de las fiestas de La Blanca en Vitoria, al acudir acompañada por dos familiares de presos de ETA al balcón para autoridades. La coalición sorteó la polvareda que levantó el anuncio manteniendo la invitación a los familiares como muestra de afecto al entorno de la banda, pero con sus dirigentes eludiendo hablar de una polémica que dicen que es "estéril".

A unos metros de los representantes de Bildu, varios dirigentes del PP celebraban su primer chupinazo desde que recuperaron la alcaldía de Vitoria con Javier Maroto al frente. El momento más tenso se produjo cuando el alcalde donostiarra intentó saludar al presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, y este se negó a corresponderle. "Primero dile a tus jefes que dejen las armas", le espetó Basagoiti, según relató el dirigente popular minutos después a este diario. "Ellos quieren sacarse la foto para blanquearse", añadió Basagoiti, que horas antes llamó a Garitano "proxeneta de los que prostituyen la democracia".

Ares exige a la coalición que deje de hacer "guiños" a ETA

No obstante, fuentes del PP explicaron que distinguen entre el discurso firme de partido y el papel institucional que deben desempeñar sus cargos públicos. El propio alcalde Maroto habló de unas fiestas en la "pluralidad, en paz" y en las que no vio "ninguna polémica". Garitano e Izagirre eludieron comentar las palabras de Basagoiti. Su respuesta la hicieron llegar en un comunicado de la izquierda abertzale tachando al presidente del PP vasco de "fascista" y "ultraderechista" y acusándole de envalentonar a sectores que "odian todo lo vasco", en alusión a "amenazas" anónimas recibidas por Bildu en Lasarte y Andoain (Gipuzkoa), donde gobierna.

No hubo banderas a favor del acercamiento de presos en la balconada. Los únicos símbolos en este sentido eran los pañuelos atados al cuello que llevaban los familiares de los etarras y unas pegatinas que lucían dirigentes de Bildu como Peio Urizar. Sí hubo más banderas en favor de los reos de ETA que el año pasado entre las decenas de miles de personas que descorcharon cava en la plaza de la Virgen Blanca.

Los invitados por Bildu eran familiares de dos presas cuya historia va en la línea de las reivindicaciones planteadas por Martin Garitano esta semana. Una de ellas, Miren Gotzone López de Luzuriaga, fue detenida en 1989 y condenada por colaborar en el asesinato de dos policías nacionales y un general del Ejército, y ha visto cómo la aplicación de la doctrina Parot ha retrasado su libertad hasta 2019, informa Unai Morán. Hace cuatro años se le diagnosticó un cáncer de mama. El empeoramiento de su salud propició en marzo su acercamiento a la cárcel donostiarra de Martutene.

La otra reclusa, Maite Díaz de Heredia, fue condenada en 2008 a ocho años de prisión por integración en organización terrorista como coordinadora en Álava de Gestoras Pro Amnistía. También fue vocal de la Mesa Nacional de Batasuna.

Por su parte, el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, pidió a Bildu que deje de hacer "guiños a ETA" y exija a la banda su disolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de agosto de 2011