_
_
_
_
La crisis financiera | La respuesta de las instituciones

Barroso advierte de que las tensiones afectan a todos los países del euro

Alemania y Holanda rechazan el llamamiento a ampliar el fondo de rescate

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha desplegado una estrategia de persuasión para que los países del euro intenten atajar el asedio de los mercados. "Está claro que ya no nos enfrentamos a una crisis solo en los países periféricos del euro. La estabilidad financiera de la zona euro debe salvaguardarse", advirtió Barroso en la carta enviada el miécoles a los 17 jefes de Gobierno de la eurozona y que la Comisión Europea hizo pública ayer. El responsable del Ejecutivo arranca la misiva constatando su "honda preocupación" por cómo evolucionan los mercados de deuda en Italia, España y otros países.

Dos semanas después de la cumbre extraordinaria que intentó sentar las bases de la estabilidad financiera en Europa, Barroso admite que lo acordado "no está teniendo el efecto pretendido en los mercados". Por ello insta a los 17 países que comparten moneda a acelerar la aprobación del fondo de rescate, diseñado para poder comprar bonos de países miembros en el mercado secundario y relajar así los tipos de interés, entre otras funciones.

Más información
El capitán, las vacaciones y el huracán
Wall Street se da la vuelta por los rumores de que el BCE está ayudando a Italia y España
El mayor acoso contra los periféricos vuelve a disparar la prima de riesgo
El Gobierno italiano acelera los recortes para calmar a los mercados
Bruselas pide que las nuevas medidas contra la crisis estén listas en septiembre
Obama alaba el "continuo liderazgo" de Sarkozy y Merkel para encarar la crisis en Europa

Más allá de aplicar lo previsto, el presidente de la Comisión quiere mejorar la eficacia del fondo para "afrontar el actual contagio", lo que una portavoz de la Comisión interpreta como una llamada a ampliar su dotación (ahora de 440.000 millones). Y pide "una rápida reevaluación de los elementos ligados al fondo" para "asegurar que dispone de las herramientas para lidiar con los riesgos de contagio".

Esas palabras sugieren un reconocimiento de la insuficiencia del fondo ante la marea de ataques especulativos contra la deuda pública. El propio Barroso admite que los inversores están fijándose principalmente en la "falta de disciplina en la comunicación y en la complejidad y el carácter incompleto del paquete acordado el 21 de julio". Barroso dice confiar en que los Parlamentos de los países del euro aprueben cuanto antes el mecanismo de rescate, pero en el fondo la carta revela más la inoperancia europea para actuar que la decisión de poner fin a las tensiones.

Así, Alemania y Holanda ya rechazaron ayer el debate abierto por Barroso. Un portavoz del Ministerio de Finanzas alemán señaló que los políticos deben aplicar las decisiones ya adoptadas y no reabrir el debate. "No está claro cómo reabrir el debate sólo dos semanas después de la cumbre contribuiría a calmar los mercados". En esa línea, una portavoz del Ministerio de Finanzas holandés rechazó también reabrir el mecanismo de rescate.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en una imagen de archivo.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en una imagen de archivo.AFP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_