Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo las grandes cadenas se libran de la sangría del comercio

Las ventas del comercio minorista agudizaron su caída en junio, con un descenso del 7,4% respecto al mismo mes del año pasado, descontado el efecto de la inflación, y encadenaron 12 meses de sangría. Solo las grandes cadenas esquivaron el mes pasado la bajada de negocio y lograron un mínimo avance del 0,3%. Por lo demás, la crisis, la caída de los ingresos y la desconfianza del consumidor no ha perdonado el modelo de negocio: las pequeñas cadenas resultaron las peor paradas, con un descenso del 12%, seguidas de las grandes superficies (-9,7%) y las empresas unilocalizadas (-8,7%). En las estaciones de servicios las ventas bajaron el 5,6%.

España, con casi cinco millones de parados, no deja adivinar cuándo se dará el cambio de signo. Falta por ver el efecto de la campaña de rebajas que comenzaron este julio. De momento, en lo que va de año, el descenso de ventas acumulado ya alcanza el 5,5%.

El ajuste de las familias se produce incluso en los productos alimenticios, con una caída interanual del 2,2%, aunque resulta muy superior, de hasta el 10,8%, en el resto. El peor dato, un retroceso del 18%, se da en los equipos para el hogar.

Ninguna comunidad autónoma ha esquivado la crisis. Andalucía (-9,4%) y Cataluña (-9%) sufrieron los mayores descensos de ventas. Por el contrario, la menor caída se dio en Canarias, del 3,9%, gracias en buena parte a la buena racha turística de esta zona, que se ha beneficiado de la pérdida de turistas de otros destinos del norte de África sacudidos por las revueltas.

Los malos resultados de las tiendas se trasladan al mercado de trabajo. El empleo desciende un 0,7% en el conjunto de España respecto a junio del año pasado y, por comunidades, Murcia (-2,4%), Andalucía (-1,9%), Comunidad Valenciana (-1,8%) y Cataluña (-1,5%) presentan los mayores descensos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011