Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¡Este año no empieza el curso!"

La protesta de profesores cobra fuerza y amenaza el comienzo de las clases - Unos 800 docentes estudian movilizaciones contra los recortes en educación

Nadie se esparaba una respuesta tan numerosa. La convocatoria de los sindicatos madrileños tenía todos los ingredientes para ser un fracaso, teniendo en cuenta las vacaciones estivales. Pero algo se está moviendo en la enseñanza pública. La asistencia de unos 800 profesores ayer a una asamblea fue la confirmación. Los docentes prometen un calendario de movilizaciones contra los recortes de plantilla y las últimas medidas de la Consejería de Educación, con la supresión de la hora de tutoría. "¡Este año no empieza el curso!", repitieron varios profesores. La convocatoria de una huelga en septiembre para impedir el comienzo normal del curso escolar toma forma.

Queda todavía por decidir cómo y cuándo se hará. Los sindicatos, y la mayoría de los profesores, son partidarios de iniciar los paros el día 14 de septiembre, cuando empieza el curso en secundaria. La idea es que el día 1 de septiembre se celebren asambleas en todos los centros escolares para informar a los docentes e iniciar una ronda de votaciones. Será entonces cuando se decida si se fija una huelga de indefinida o de solo de unos días.

El calendario de protestas incluye acampadas y manifestaciones

En la asamblea también se oyeron algunas voces a favor de una huelga el 1 y el 2 de septiembre, pero es una opción casi descartada. Los principales afectados de estos días serían los alumnos de 2º de bachillerato que tienen alguna asignatura pendiente y que, si no pueden presentarse a los exámenes, corren el peligro de quedarse sin selectividad. Además, aunque la asamblea de ayer fue muy numerosa, en la región hay unos 48.000 profesores que pueden no enterarse de la convocatoria o de las razones de los paros. Los sindicatos quieren evitar un fracaso por la desmovilización de los docentes a la vuelta del verano y sostienen que si hay huelga tiene que convocarse "desde abajo".

Las protestas, que incluirán acampadas en los centros y manifestaciones, son resultado de las últimas medidas tomadas por la Consejería de Educación: el recorte de unos 2.200 docentes con respecto al curso pasado -una cuestión que afectará fundamentalmente a los interinos- y la supresión de la hora semanal lectiva de tutoría. La reducción de profesorado ha complicado el trabajo de los equipos directivos, que han tenido que cuadrar los horarios con una media de un 12% menos de plantilla. El resultado, según los directores, es que no habrá profesorado para impartir refuerzos ni para hacer grupos reducidos en algunas materias.

La asamblea recordó por momentos a las reuniones del Movimiento 15-M. Los brazos en alto agitando las manos sustituyeron a los aplausos para ahorrar tiempo y los turnos de palabra prolongaron la reunión durante tres horas y media. El salón de actos del instituto Beatriz Galindo, en el centro de la capital, se quedó pequeño para acoger a los profesores indignados, que aseguran que "no habrá marcha atrás en su lucha" por la defensa de la educación pública.

Poco después de que acabara la asamblea se reunió la Plataforma por la Escuela Pública, que integra a asociaciones de padres y madres de alumnos y a asociaciones de vecinos, entre otras entidades. José Luis Pazos, presidente de la FAPA Giner de los Ríos, aseguró al concluir el encuentro que los padres y madres "valoran como algo imprescindible, por una situación de acoso a la enseñanza pública, que es posible que el curso no empiece cuando está previsto".

Para quien es probable que el curso no arranque en todo el año es para Raquel Romero, que tras tres oposiciones aprobadas, aunque sin plaza, lleva siete años dando clase de inglés en institutos madrileños como interina. Romero, de 37 años, es solo un nombre de los 2.200 afectados por los recortes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de julio de 2011