Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro duda de todas las cuentas

El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, cuestionó ayer la veracidad de las cuentas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En la senda iniciada por la número dos del partido y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, en su comunidad, el dirigente del PP afirmó en la cadena SER que es posible que si su partido llega a La Moncloa "se encuentre cajones con facturas impagadas, como ya ha pasado en las comunidades autónomas. Ya estamos acostumbrados a sorpresas", recalcó.

Para avalar estas insinuaciones, Montoro apeló únicamente a las denuncias de los proveedores con los que dice haber hablado. Según el dirigente popular, estos le han alertado de que llevan mucho retraso en el cobro de sus facturas, pero no ha aportado datos, documentos o ejemplos concretos. El exministro popular achacó el desorden financiero de las autonomías a la "falta de control del Ejecutivo" y sentenció: "El jefe está ausente".

La diputada y secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, tildó los comentarios de Montoro de "insidias" y resaltó que, de nuevo, el PP lanza "afirmaciones que no se pueden confirmar" y que solo contribuyen a fomentar la inestabilidad en los mercados. Valenciano recordó que la semana pasada la prensa internacional ya se hizo eco de las denuncias de Cospedal. "Las palabras de Montoro confirman la deslealtad del PP", concluyó.

El responsable del área de Economía del PP situó el origen de este "descontrol" en la situación económica de las autonomías en la modificación que en 2004 hizo el Gobierno socialista de la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada por el Ejecutivo de José María Aznar en 2001. Montoro atribuyó a esta norma la "transparencia económica" de la etapa del PP en La Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 2011