Venezuela controla la cárcel amotinada hace un mes

El Gobierno reconoce la implicación de funcionarios en el tráfico de armas

Las autoridades venezolanas pusieron fin, en la madrugada del jueves, al sangriento motín de la cárcel de El Rodeo, a 30 kilómetros de Caracas, donde un millar de presos armados permanecían atrincherados desde el pasado 12 de junio. El largo conflicto, que el Gobierno dice haber resuelto "de manera pacífica", ha dejado al menos una treintena de muertos y ha puesto de manifiesto las pésimas condiciones de las prisiones venezolanas y la corrupción imperante entre los funcionarios de seguridad, implicados en el tráfico de armas y drogas.

"En este momento tenemos el control absoluto de las instalaciones de El Rodeo II y vamos a comenzar la fase de reconstrucción del centro penitenciario", anunció el ministro del Interior, Tareck el Aissami, que explicó que la crisis se había resuelto "por la vía del diálogo" y que los 831 reclusos que quedaban en el penal estaban concentrados en el patio.

50.000 reclusos se hacinan en penales concebidos para 14.000 internos

Los problemas en El Rodeo, un penal con 4.700 presos -pese a estar concebido para 750-, arrancaron el mes pasado con un enfrentamiento entre bandas rivales, que causaron una veintena de muertos. En una primera intervención, 5.000 efectivos de la Guardia Nacional retomaron el control de El Rodeo I. Sin embargo, unos 1.000 presos se atrincheraron en las instalaciones de El Rodeo II. Según las autoridades, los pranes, o cabecillas, fuertemente armados, impedían que los demás se entregaran.

En los últimos días, 263 presos habían salido en diferentes momentos, mientras se desarrollaba un proceso de diálogo con los reclusos. Ayer, los más de 800 que quedaban se avinieron a entregarse, si bien varios lograron fugarse. Entre ellos figura Valentín Yorbis, alias El Oriente, uno de los cabecillas del motín. El Gobierno no ha precisado la cifra de fugados, pero señaló que cuatro de ellos fueron abatidos en las cercanías del penal.

La cifra de muertos que ha dejado esta crisis es incierta. El Gobierno asegura que no ha habido ninguna "masacre", como denuncia la oposición, los presos que han salido y los pranes en los vídeos que han colgado en Internet.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En su cuenta de Twitter, el presidente Hugo Chávez se congratuló por el desenlace. "Felicito a todos por el éxito de la operación. (...) Pero se impone una gran autocrítica". Dicho y hecho. El ministro El Aissami reconoció que miembros de la Guardia Nacional Bolivariana estaban implicados en el ingreso de armas y drogas al penal y anunció la detención de varios funcionarios, entre ellos el director de El Rodeo II.

La sobrepoblación carcelaria es un problema generalizado en Venezuela, uno de los países más violentos del mundo, donde 50.000 presos se hacinan en prisiones construidas para 14.000 personas, según las ONG. Cerca de 300 presos mueren cada año por actos de violencia y las malas condiciones de detención.

Miembros de la Guardia Nacional venezolana trasladan a presos desde El Rodeo II.
Miembros de la Guardia Nacional venezolana trasladan a presos desde El Rodeo II.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS