Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic pide a Puig que expediente a los 'mossos' que cargaron el 27-M

Un informe del defensor subraya la ineficacia de los dispositivos de Interior

Las imágenes de los Mossos d'Esquadra el 27 de mayo en la plaza de Catalunya, ocupada por los indignados, demuestran que "hubo agentes que actuaron de una manera desproporcionada, utilizando la fuerza física de manera desmesurada". Así lo recoge el informe presentado ayer por el síndic de greuges, Rafael Ribó. En un duro escrito, de 18 páginas, Ribó sugiere al consejero de Interior, Felip Puig, que reflexione, investigue y expediente a los que se excedieron en el uso de la fuerza (121 personas resultaron heridas; 37 de ellas, mossos).

Con su investigación de oficio, Ribó concluye que tanto en la plaza de Catalunya como en el cerco al Parlament por los indignados, el 15 de junio, los dispositivos policiales fueron ineficaces: por exceso y por defecto. El defensor tachó de "disparatada" la situación del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y 31 autoridades más que llegaron a la Cámara en helicóptero. Otras 50 lo hicieron en furgones policiales. En el Parlament "no se vio una respuesta al input recibido", se quejó Ribó, en referencia a la actuación de los Mossos, y criticó que la policía no dispersase a la decena de personas que impidieron que tres caravanas de coches, en momentos distintos, accediesen a la Cámara.

El defensor pidió también que los agentes antidisturbios vayan identificados, como marca la ley, algo que sistemáticamente se incumple en Cataluña. Ribó solicitó una solución rápida al hecho de que los chalecos de defensa que se colocan los mossos d'esquadra oculten su identificación.

El defensor ha recibido 394 quejas, la mayoría (391) por la actuación policial en la plaza de Catalunya. En su exposición, después de entregar el informe a la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, arremetió contra Puig. "No se puede aceptar, como afirmó el responsable del Departamento de Interior, que las agresiones sucedidas se tengan que considerar solo como 'alguna pequeña incidencia", lamentó, en referencia al cerco al Parlament. En opinión de Ribó, es algo "muy grave" y no debe relativizarse. Por eso apoyó que respondan penalmente quienes deban hacerlo (hay un proceso judicial abierto).

Ribó negó también categóricamente que de su investigación se desprenda que hubiera violentos en la plaza de Catalunya que alentaran las cargas policiales como afirmó Puig en sede parlamentaria. "No tenemos constancia, ni una sola", señaló.

El defensor alertó de la descoordinación entre la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra, admitida por el propio consejero, y pidió que se redacte un protocolo de actuación para evitar situaciones similares en el futuro. Ribó pidió también una mayor actuación del Ayuntamiento de Barcelona en los casos de ocupación de espacios públicos, para que se generen los mínimos inconvenientes.

Puig eludió contestar ayer a Ribó. "Entiendo perfectamente que el Síndic debe hacer su trabajo, tiene ese mandato del Parlament. Pero yo tengo otro, que es hacer de consejero", zanjó.

El arzobispo y el 15-M

El Arzobispado de Barcelona ha animado al movimiento de indignados del 15-M a que sean "creativos y aporten propuestas imaginativas" para hacer una economía más justa, y a los políticos a que se "replanteen" los recortes sociales y aporten más recursos para atender a las capas más desfavorecidas de la sociedad, informa Efe. El secretariado de Marginación del arzobispado ha aprobado un documento en el que denuncia duramente, entre otras cosas, "el gran escándalo que suponen algunos sueldos de cargos políticos o de ejecutivos de multinacionales y de entidades públicas y privadas, mientras que hay pensiones y ayudas muy por debajo de lo que se necesita para tener una vida digna".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 2011

Más información