Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mal dato de empleo crea dudas sobre la recuperación de EE UU

La economía generó solo 18.000 puestos de trabajo en junio

Si se esperaba una ligera mejora con la llegada del verano de la situación económica en Estados Unidos, el dato de empleo de junio echó las esperanzas por tierra. La mayor economía del mundo solo fue capaz de generar 18.000 puestos de trabajo netos ese mes, y la tasa de paro subió al 9,2%. Es decir, la cosa va a peor.

El ritmo de contratación en EE UU es el más bajo en nueve meses, lo que despierta serias dudas sobre cómo será el ansiado repunte en el segundo semestre del año. La Reserva Federal ya dijo tras su última reunión que la evolución del empleo será determinante a la hora de decidir el rumbo de la estrategia monetaria.

Ahora el banco central está en una pausa, tras desactivar el mecanismo de recompra de bonos del Tesoro. No quieren dejarse llevar por el dato de un mes, prefieren ver la tendencia. Pero la lectura del indicador de empleo es la más débil desde septiembre de 2010, cuando la Fed ya tenía claro que iba a impulsar la economía imprimiendo dinero.

La tasa de paro sube al 9,2% y llega al 16,2% si se suma el subempleo

Los tipos de interés seguirán en mínimos si el empleo no repunta

El dato, además, está muy por debajo de los 125.000 empleos netos que esperaban bancos de inversión como Goldman Sachs. Jarro de agua fría, por tanto. La tasa de paro está además en el máximo de los últimos seis meses, una décima más alta que en mayo. Y con este panorama es complicado que pueda remontar el consumo.

Y si lo que se busca es tendencia, el Departamento de Empleo revisó a la baja el indicador de abril y mayo. Por tanto, vuelve a resurgir el debate sobre si el equipo que capitanea Ben Bernanke debe proceder a activar una tercera ronda de estímulos. El listón está alto, porque la situación económica es mejor en todo caso que la de hace un año.

Lo que sí se da por seguro es que los tipos de interés seguirán en la zona cero hasta entrado 2012, y con más razón aún si el mercado laboral se deteriora. Es una mala noticia para la Administración de Barack Obama, que además se encuentra atrapada en la negociación para elevar el techo de la deuda federal antes del 2 de agosto.

Y con el crecimiento por debajo de su nivel potencial a medio plazo, está claro que la economía no tendrá la fortaleza para absorber 14,1 millones de parados. Se necesitarían crear 150.000 empleos al mes solo para absorber las personas que por primera vez buscan trabajo. El sector privado de momento creó 57.000 y el público destruyó 39.000 empleos.

Si se tienen en cuenta las personas que no buscan empleo por desafección o que están forzadas a trabajar a tiempo parcial, el subempleo afecta al 16,2% de la población activa, lo que representa un alza de cuatro décimas en un solo mes.

Tener trabajo es una suerte en estos tiempos. Pero el que cuenta con él, ve cómo la media de los salarios cae, sobre todo teniendo en cuenta el impacto de la inflación. Como señalan desde IHS Global Insight, "es el peor escenario que se podía imaginar". Y el indicador confirma que EE UU está estancada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011