Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | NARRATIVA

La mampara

Narrativa. Gracias a la colección Humo hacia el Sur acabo de descubrir a dos autoras importantes en nuestro idioma: Marta Brunet (Chile, 1897-1967) y Norah Lange (Buenos Aires, 1905-1972). Me sorprende que no hayamos podido crear una tradición de escritoras latinoamericanas pese a que tienen una obra construida, y si además incluimos a Clarice Lispector, que escribió en portugués, y que es una referencia importante, creo que estaríamos en condiciones de decir que existe una genealogía de autoras desconocidas que de alguna manera no se inscribieron en una ideología de cultura nacional, o de mercado, y que, poco a poco, empezaremos a descubrir gracias a Claudia Apablaza (quien la dirige), y a Carola Moreno, editora de Barataria. Si Marta Brunet, con La mampara (1946), se inscribe más en un movimiento de vanguardia que utiliza el estilo y la retórica tradicional de una manera irónica y fetichista, como para demostrarnos que no significan nada, Norah Lange, Personas en la sala (1950), no se arriesga tanto en aventuras de lenguaje, como si en la construcción de personajes con pronombres femeninos, que sitúa en un ambiente completamente policiaco, paranoico y demencial. Como dice Carola Moreno: es una especie de voyeurismo a lo Gran hermano, de una atmósfera asfixiante que contrasta con un lenguaje cuidado, suave, que da vida a escenas muchas veces turbulentas,y siempre turbadoras. Entre el mundo fantástico de su gran amigo Jorge Luis Borges y el de Macedonio Fernández, su pequeña revolución es que esta autora escribe esta novela en una primera persona solitaria, obsesiva hasta la náusea, quien nos coloca frente a un mundo raro, átono y vacío, como la existencia de sus personajes. Marta Brunet, con un humor y un sarcasmo desarmantes, nos hace saborear ese mundo terriblemente aburrido, siniestro, a veces, de las mujeres postergadas, y sobre todo de las mujeres de provincia, prometidas a un destino desconocido, "sueltas en cierto ambiente social, que sabe callar a tiempo y que no crea problema alguno" (página 89). Esas mujeres que siguen poblando no solo las novelas de estas autoras de lenguaje poético, limpio y directo, sino de otras contemporáneas como Toni Morrison, Elfriede Jelinek, Herta Müller o Marie Ndiaye, autoras, las de Barataria, que debieron estar en primera fila como Oliverio Girondo (compañero de Norah), Gabriela Mistral, o el mismo Borges, pero que hasta ahora no hemos podido leer. Empieza el descubrimiento.

La mampara

Marta Brunet

Prólogo de Paz Balmaceda

Barataria. Barcelona, 2011

115 páginas. 10 euros

Personas en la sala

Norah Lange

Prólogo de Carola Moreno

Barataria. Barcelona, 2011

171 páginas. 12,50 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011

Más información

  • Marta Brunet