Crisis en la Sociedad General de Autores

Más de un centenar de socios exige la refundación de la SGAE

Pedro Almodóvar, Jordi Galcerán o Francisco Nieva se adhieren al llamamiento - Piden una asamblea extraordinaria, una comisión rectora y nuevas elecciones

La iniciativa no quiere tener cabeza ni que nadie ejerza de portavoz. Es, según uno de los socios de la SGAE firmantes del llamamiento, un impulso para defender la propiedad intelectual. Desde hace dos días el texto va de ordenador en ordenador con unas peticiones claras. Una, la convocatoria inmediata de una Asamblea General Extraordinaria en la que los socios puedan debatir las medidas necesarias para encarar la actual situación de crisis. Y dos, la formación de una Comisión Rectora Unitaria compuesta por tres representantes de cada una de las candidaturas que han competido en las últimas elecciones -CPAC, ganadora y continuista, y DOM, encabezada por José Miguel Fernández Sastrón-, más cinco vocales independientes, uno de los cuales ha de presidir la nueva comisión.

"No abundemos en la división con una guerra civil entre nosotros"
"Necesitamos una reforma electoral que amplíe la masa ridícula de votantes"

Más información

El programa de esa Comisión se centraría en la defensa de la profesión y de la propiedad intelectual; la exigencia de responsabilidades si se comprobaran los hechos delictivos, y la convocatoria de nuevas elecciones con un nuevo reglamento electoral que amplíe decididamente el censo y contemple listas abiertas y limitación de mandato. Es decir, no solo una salida a la crisis actual sino, además, una especie de refundación, de cambio en su funcionamiento con esa ampliación de votantes -de los más de 100.000 socios de la SGAE, solo tienen ese derecho 8.271 y menos aún, unos 1.300, participaron en las últimas elecciones- y la concreción temporal en los órganos directivos.

Anoche se habían adherido más de medio centenar de nombres -hoy superarán el centenar y esperan llegar durante el fin de semana a unos 500 porque sienten que han encontrado el eco adecuado en sus compañeros -como Francisco Nieva, Pedro Almodóvar, Alonso de Santos, Josep María Benet i Jornet, Roberto Bodegas, Juan Diego Botto, Achero Mañas, Fermín Cabal, Fernando Colomo, Antonio Del Real, Cristina del Valle, Gabino Diego, Ana Diosdado, Javier Elorrieta, Ángel Facio, Jordi Galcerán, Andrés Lima, Juan Margallo, Petra Martínez, Nancho Novo, David Planell, Cristina Rota, Álvaro Sáenz de Heredia, Daniel Sánchez Arévalo, Assumpta Serna, Enrique Simón, Rosángeles Valls o María Velasco.

No quieren demonizar, pero creen que ha llegado el momento de los cambios. En el texto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, aseguran: "Alarmados ante los lamentables acontecimientos en los que se ha visto envuelta nuestra sociedad y preocupados porque la división de los autores con derecho a voto pueda debilitar aún más la posición de nuestra sociedad frente a los ataques de todo tipo que está recibiendo, sugerimos...". Y a continuación dan varias pinceladas sobre lo que ocurre actualmente. "No abundemos en la división electoral iniciando una guerra civil entre nosotros. La mejor manera de defender la protección de los derechos de Propiedad Intelectual es mantenernos unidos en estos momentos". Por eso insisten: "Es imprescindible colaborar activamente con la justicia para esclarecer los hechos supuestamente delictivos que hayan podido cometer unos desaprensivos, demostrando que no solo no somos cómplices de estos hechos sino que los autores y músicos somos las víctimas, los verdaderos perjudicados por estas actuaciones irregulares". Y aseguran, finalmente: "Nuestra sociedad tiene que ponerse al día en muchos aspectos. Su relación con los ciudadanos españoles no puede ser de ordeno y mando, sino de debate democrático y convencimiento por la razón. Tenemos que recuperar la dignidad profesional y para ello es necesaria una refundación que facilite la participación de los asociados, con una reforma electoral que amplíe la masa, hoy ridícula, de votantes y contemple limitaciones precisas en los mandatos para protegernos de la corrupción". Es decir, un cambio de imagen que deje claro la importancia y la honorabilidad de la labor de la SGAE.

La convocatoria se está realizando vía correo electrónico, exigiendo a los firmantes la devolución del email para tener constancia de su nombre y no una simple firma añadida a un documento de texto. Como asegura uno de sus firmantes, "sentimos que es el momento; no hay políticas ni líderes, solo ganas de luchar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50