Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"España todavía encara importantes desafíos", advierte Hillary Clinton

La secretaria de Estado aplaude el "difícil" plan de ajuste de Zapatero

En su primera visita a España con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, dio ayer un espaldarazo al presidente español al elogiar las duras medidas de ajuste adoptadas por su Ejecutivo, pero le instó a perseverar en las reformas y a tener paciencia ante la falta de resultados a corto plazo.

Clinton aseguró -en una rueda de prensa con la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez- que España ha dado "pasos importantes bajo el liderazgo" de Zapatero para consolidar sus finanzas, reestructurar el sector bancario y mejorar la competitividad. "Comprendemos lo difíciles que son esos pasos y sabemos que España todavía encara importantes desafíos", añadió la responsable de la política exterior estadounidense, quien se mostró convencida de que el Ejecutivo "seguirá con el proceso de reformas hasta el final", aunque obtener frutos es "algo que lleva tiempo y paciencia".

Jiménez dice que los plazos de retirada de Afganistán son solo "orientativos"

El presidente se compromete a seguir adelante con más medidas

MÁS INFORMACIÓN

¿Tanta paciencia como para que no sea buena idea adelantar las elecciones generales?, se le preguntó. Ella no quiso pronunciarse, alegando que se trata de un asunto de política interna, pero insistió en que, como ha hecho el presidente Barack Obama, los Gobiernos deben tomar "decisiones responsables sin importar las consecuencias políticas".

Clinton rechazó cualquier interpretación interesada de su cita con el líder del PP, Mariano Rajoy -la última que tuvo en Madrid antes de regresar a Washington-, alegando que forma parte de su programa habitual reunirse con el jefe de la oposición cuando viaja al extranjero. Durante ese encuentro, Rajoy expresó a Clinton su convencimiento de que España debe hacer más "reformas sustanciales" pero subrayó la "asimetría" de la situación del país con la de Grecia, Irlanda y Portugal, países que han necesitado ayuda de la UE, informa Efe.

La preocupación de EE UU por la economía española no es nueva. El propio Obama llamó a Zapatero en mayo de 2010 para animarle a acometer las reformas que el presidente anunció ese mismo mes; desde entonces, numerosos responsables económicos de Washington han visitado Madrid. Existe el temor a que un agravamiento de la crisis de la deuda soberana en Europa frustre la recuperación de EE UU.

Hillary Clinton inició en el Palacio de Viana, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, una apretada agenda que la llevó luego a La Moncloa, para reunirse con Zapatero, y a La Zarzuela, donde tuvo una audiencia con el Rey, la primera que mantiene don Juan Carlos desde su operación del 3 de junio. Zapatero se comprometió con su huésped a seguir promoviendo reformas estructurales y le informó de los esfuerzos de la UE para asegurar la estabilidad del euro y mejorar la gobernabilidad económica, según fuentes diplomáticas españolas.

En sus entrevistas en Madrid, Clinton repasó los asuntos más candentes de la agenda internacional: la intervención militar en Libia; la primavera árabe; la guerra de Afganistán o el proceso de paz de Oriente Próximo. Agradeció la contribución militar española a la operación en Libia y restó importancia a las críticas expresadas en la OTAN por el hasta ahora secretario de Defensa, Robert Gates, quien se quejó de que España y otros países no participen en los ataques. "Siempre estamos evaluando cómo usar mejor los recursos y asegurarnos de que tenga éxito la misión", dijo Clinton diplomáticamente.

Las dos ministras rechazaron que el anuncio del calendario de retirada de las tropas de Afganistán haya dado alas a los talibanes. Y Jiménez matizó que los plazos anticipados por Zapatero -el 10% de los 1.550 militares españoles volverán en el primer semestre de 2012; hasta el 40% antes de julio de 2013 y el resto en 2014- son solo "orientativos".

"Obama se toma en serio Palomares"

El Gobierno de Barack Obama "se toma muy en serio" el problema de Palomares (Almería), donde aún quedan 50.000 metros cúbicos de tierra contaminada como consecuencia del accidente nuclear de 1966, cuando dos aviones de la Fuerza Aérea de EE UU chocaron en el aire y se desprendieron cuatro bombas termonucleares. Lo aseguró ayer en Madrid la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien dijo entender la "sensibilidad" de la sociedad española ante este asunto.

Eso no significa que Washington esté dispuesto a financiar los trabajos de descontaminación. Al menos, no por ahora. Clinton se limitó a recordar que expertos del Departamento estadounidense de Energía colaboran con sus homólogos españoles para encontrar una solución "cooperativa".

En realidad, no hace falta buscar mucho. El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) ya concluyó en 2009 que en Palomares hay alrededor de medio kilo de plutonio disperso y que lo mejor es llevárselo. El problema es que EE UU no acepta el principio de que quien contamina paga, por temor a dar pie a reclamaciones similares en otros países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 2011

Más información