Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Bancos y aseguradoras negocian refinanciar 50.000 millones hasta 2014

El alivio del que ha disfrutado Grecia esta semana no viene solo de sus socios europeos y del FMI. Los compromisos adoptados por las entidades financieras y compañías de seguros de Francia y Alemania y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) para contribuir a la refinanciación de la deuda soberana helena también han puesto su parte.

La última muestra de participación proviene de la cúpula del IIF, que agrupa a los 400 bancos y compañías de seguros más importantes del mundo. El consejo ha expresado "su compromiso de trabajar con sus miembros, otras instituciones, el sector oficial y las autoridades griegas para proporcionar el suficiente flujo de fondos de apoyo a Grecia".

"El sector privado complementará la financiación oficial y la concesión de liquidez sobre la base de un pequeño número de opciones", apunta el IIF. Entre estas se apunta a la refinanciación o el alargamiento de los plazos de amortización de los bonos.

Los compromisos de este organismo se suman a los adoptados por Francia y Alemania. Con ellos, se trata de garantizar la refinanciación de los 85.500 millones de deuda soberana griega que vencen desde ahora hasta mediados de 2014. De esta cantidad, el Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales de los países de la zona euro tienen en su poder unos 25.000 millones. Del resto, unos 50.000 millones están en manos de "participantes del sector privado" que han mostrado su voluntad a estar dispuestos a contribuir en algún tipo la refinanciación. Al parecer estas entidades estarían dispuestas a proporcionar unos 30.000 millones de "financiación neta" desde julio de 2011 a julio de 2014.

Sin embargo, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha asegurado que el organismo que dirige no participará en las operaciones de refinanciación a Grecia. "Se habla", precisó puntilloso, "de una implicación del sector privado y no de una implicación del sector público".

Y de este sector privado, son las entidades francesas las que más exposición tienen en los bonos griegos (más de 50.000 millones). La idea francesa para refinanciar a Grecia consiste en reinvertir el 70% de los bonos a su vencimiento en nuevos títulos, que tendrían un plazo de 30 años y un tipo de interés del 5,5%. Este tipo de interés podría aumentar hasta el 8% si el producto interior bruto (PIB) heleno creciera de manera significativa en los próximos años. Los bancos recibirían en efectivo el 30% restante. La complejidad de la operación crecerá a medida que se conozcan los detalles, así que muchos analistas prefieren esperar hasta conocer el documento para hacer una valoración más definitiva.

En el caso de Alemania, los detalles hechos públicos escasean aún más. El ministro de Finanzas, el democristiano Wolfgang Schäuble, ha expresado el compromiso de los bancos de su país de refinanciar unos 3.200 millones de euros correspondientes a bonos que vencen hasta mediados de 2014. Los bancos y aseguradoras alemanas poseen unos 33.000 millones en deuda soberana griega.

Tras las entidades francesas y alemanas, están las de Reino Unido, que poseen 14.000 millones en bonos helenos. Le siguen la banca portuguesa (10.200 millones) y la holandesa (5.000). España apenas tiene algo más de 1.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 2011