Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición venezolana no sabe cómo afrontar la ausencia de Chávez

Críticas al mandatario por no haber delegado sus funciones en el vicepresidente

La oposición espera, con la misma perplejidad que el oficialismo, el día en que Hugo Chávez pueda regresar. Nada se sabe del cuadro clínico del presidente venezolano, que el 10 de junio fue sometido a una cirugía en Cuba para curarse de un supuesto absceso pélvico y desde entonces sigue hospitalizado en La Habana. El Gobierno ha suspendido la primera Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que debía comenzar la próxima semana y no se sabe si Chávez volverá para la esperada celebración del bicentenario de la firma del Acta de Independencia, el 5 de julio. Mientras, los partidos agrupados en la Mesa de Unidad Democrática no han fijado una posición conjunta sobre cómo afrontar la ausencia del presidente. Ante el temor a que se les acuse de golpistas, los dirigentes de la oposición han optado por la cautela.

"En el chavismo se están afilando los cuchillos", afirma el director de un diario

"Creo que hemos sido sensatos y racionales. El presidente tiene todo el derecho de enfermarse y de recuperarse, pero también el deber de informar al país de lo que ocurre", ha dicho Julio Borges, diputado a la Asamblea Nacional y coordinador del partido de centro-derecha Primero Justicia. Lo que echa en falta Borges es que la información sobre la enfermedad de Chávez fuese manejada con mayor transparencia por parte del Gobierno.

A casi un mes de la partida de Chávez hacia una gira que lo llevó a Brasil y Ecuador antes de que la enfermedad lo retuviera en Cuba, la opinión de Borges y de la alianza oposicionista es que no era apropiado declarar la ausencia temporal de Chávez, como lo indica la Constitución de Venezuela en estos casos. "Hay opciones legales, pero todas dependen de decisiones políticas y no era el momento de entrar en ese debate sobre la ausencia del presidente. Tenemos la expectativa de que Chávez podría llegar al país en las próximas 48 horas, y cuando eso ocurra él mismo explicará lo que tiene", dice Borges. El nuevo rumor de este jueves es ese: que Chávez regresaría al país a más tardar este viernes por la noche y que sería internado en el Hospital Militar de Caracas.

María Corina Machado, diputada independiente y posible candidata a las elecciones presidenciales de 2012, es de las que piensa que el Parlamento debió declarar la ausencia temporal del presidente y que Chávez debió delegar el poder en el vicepresidente, Elías Jaua. De haber sido así, "no habría ninguna justificación para no atender a los mandatarios" que asistirían a la primera cumbre del CELAC, que debía comenzar el próximo 5 de julio en la isla de Margarita.

Uno de los más duros críticos del Gobierno y director del diario TalCual, Teodoro Petkoff, también cree que llegó la hora de plantearse el problema constitucional que implica que el presidente de la República ya esté a punto de cumplir un mes gobernando desde Cuba: "Hay que atenerse a la Constitución y discutir cuánto tiempo más puede estar Chávez fuera del país sin que sea nombrado el vicepresidente como encargado".

Petkoff no solo se plantea la cesión del poder como una solución legal, sino como mecanismo para apaciguar las "pasiones" que ya comienzan a desatarse en las filas del Gobierno. "En el chavismo se están mirando todos con desconfianza, están afilando sus cuchillos. El vicepresidente Jaua ha sido quien, de hecho, ha asumido la portavocía del Gobierno, pero ya hay otros personajes allí preguntándose quién lo nombró", sostiene el director de TalCual.

Mientras, el Gobierno ha abierto un nuevo procedimiento administrativo contra el canal de noticias Globovisión, esta vez por la cobertura del motín en la cárcel de El Rodeo. Según la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Globovisión emitió mensajes que incitan al odio, a la intolerancia por razones políticas y a la alteración del orden público. El canal podría ser sancionado con una multa equivalente al 10% de sus ingresos brutos y con un cierre de 72 horas. Globovisión tiene pendientes casi una decena de procedimientos y su presidente, Guillermo Zuloaga, muy crítico con la gestión de Chávez, ha huido del país para evitar ser detenido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 2011