Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior cambia la ley para ampliar la presencia de la mujer en la Ertzaintza

Ares se marca como objetivo triplicar el porcentaje de agentes femeninas

Interior ya cuenta con instrumentos legales para consolidar la presencia de la mujer en la Ertzaintza. El consejero, Rodolfo Ares, adelantó ayer las líneas generales de los proyectos de la Ley de Seguridad Pública y la nueva Ley de Policía que serán aprobados hoy por el Consejo de Gobierno. El segundo permitirá el uso temporal de la discriminación positiva, reservando entre el 25% y el 40% de las plazas en las convocatorias de ingreso libre para mujeres. El objetivo, recalcó el consejero, será pasar del 11% actual a un 33% de presencia femenina en el cuerpo. Ares compareció públicamente por vez primera con sus dos nuevos viceconsejereos: el de Seguridad, Miguel Buen, y la de Administración y Servicios, Nélida Santos.

El Gobierno presentará cada cinco años un plan general de seguridad

Varias sentencias en favor del Sindicato Profesional de la Ertzaintza (Sipe) habían anulado las reservas de plazas para mujeres impulsadas por Interior. "Los tribunales indicaron la necesidad de disponer de un soporte legal suficiente y específico para poder discriminar de forma positiva a las mujeres, y ahora antendemos este requerimiento para no tener más problemas en el futuro", resumió el consejero.

La diferencia entre las candidatas promocionadas y los aspirantes masculinos que las superen en puntuación tendrá que ser, en todo caso, inferior al 15%.

La nueva Ley de Policía también regula una de las reiteradas exigencias del cuerpo, la llamada segunda actividad de los agentes. El texto prevé dos modalidades: una por edad, a partir de los 56 años, y otra por motivos de salud, que requerirá que un tribunal médico certifique que el agente ya no tiene las facultades necesarias para el desempeño de funciones en primera línea. El consejero se mostró confiado en que podrá llegar a un acuerdo al respecto con los sindicatos y recalcó que se podrán hacer las modificaciones pertinentes durante el trámite parlamentario.

Por su parte, la Ley de Seguridad Pública prevé que el Ejecutivo apruebe cada cinco años un plan general de seguridad de Euskadi, que fijará las directrices que deberán seguir todos los planes sectoriales en materia de seguridad ciudadana, emergencias o protección civil.

El texto fija un marco común para los servicios de policía y seguridad pública, de emergencias y de protección civil, así como para otras áreas relacionadas con el tráfico y la seguridad vial, juego y espectáculos o seguridad privada.

Los planes generales de seguridad fijarán unas directrices que deberán seguir todas las planificaciones posteriores en estos ámbitos de actuación. El texto permite también abrir la Academia de Arkaute a bomberos y miembros de Protección civil, convirtiéndola en el centro de formación de la policía y las emergencias del País Vasco. Junto a ello, refuerza la coordinación entre la Ertzaintza y las policías locales y establece la expedición de un único carné profesional por parte de Interior, así como la creación del Centro de Elaboración de Datos de la Policía del País Vasco. La nueva norma regula también los convenios de colaboración entre municipios, que podrán crear cuerpos de policía mancomunados.

En materia de seguridad en espectáculos y actividades recreativas, la ley establecerá la obligatoriedad de disponer de un servicio de seguridad privada en los locales con un aforo superior a 700 personas.

La Ley de Policía incluye nuevas figuras como los vigilantes municipales, los auxiliares de policía y los agentes de movilidad. El texto prevé también que la Academia de Arkaute forme bolsas de trabajo con personas que hayan superado cursos para abastecer demandas puntuales de corporaciones locales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de junio de 2011