Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

622 profesores de la Universitat piden la dimisión de Gonzalo Anes

Critican al director de la Real Academia de Historia por discriminación sexista

En la entrevista realizada por EL PAÍS el pasado 4 de junio a Gonzalo Anes, director de la Real Academia de Historia (RAH), que ha realizado el polémico Diccionario Biográfico Español, a la pregunta de "¿qué le falta a la Academia?", este respondió: "Más mujeres. Las hay muy preparadas, pero menos que los hombres. Hay una cuestión: un historiador necesita disponer de muchas horas para documentarse en los archivos. Y por desgracia, en las mujeres, esas miles de horas están dedicadas a criar a sus hijos y a ser amas de casa". Estas "declaraciones sexistas" y el "tratamiento discriminatorio" del que diversas figuras republicanas y franquistas son objeto en la polémica obra provocaron una campaña para pedir la dimisión de Anes, a la que se han adherido 622 profesores y profesoras de la Universitat de València.

Denuncian la falta de rigor y de valores del diccionario de la institución

En una carta abierta, los profesores, cuyas firmas se han depositado en el Vicerrectorado de Cultura e Igualdad, instan al rector, Esteban Morcillo, a elevar dicha protesta a la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), solicitando su dimisión. La petición de dimisión también ha sido avalada por 10 universidades españolas.

En una entrevista concedida a EL PAÍS, el académico justificó el escaso número de académicas por la dedicación que las mujeres deben a la crianza de los hijos y las tareas propias del hogar.

En el texto entregado ayer por Carmen Aranegui, del Grup de Dones Universitàries, los profesores denuncian: "La reveladora justificación sexista resulta provocadora, especialmente para los y las profesionales, además de venir a aumentar el clamor que denuncia la falta de rigor, de apoyo documental y de valores (incluso académicos) del Diccionario Biográfico Español de la RAH, a la vista no solo del indulgente tratamiento de figuras del franquismo, del fascismo y del propio dictador, sino también ante un diccionario que hace oídos sordos a la investigación de los últimos 30 años, que incluye un número excesivo y sesgado de entradas laudatorias referidas a personas vivas, que, en suma, agasaja al sector más inmovilista de la sociedad española, al que sirve una historia a su medida, con financiación pública".

El texto de los profesores recuerda que: "En la evolución hacia una sociedad moderna, competitiva y democrática el avance de la situación de las mujeres ha puesto de manifiesto el trabajo, la lucha, la ilusión, la exigencia y el éxito de muchas mujeres para superar la discriminación y por eliminar barreras y techos de cristal, herencia del pasado".

Los profesores de la Universitat de València insisten en que: "De acuerdo con el marco legal vigente y con los estatutos de las universidades, las instituciones democráticas, las empresas modernas, las publicaciones científicas, los medios de comunicación, la enseñanza, los planes de estudio de cualquier ciclo... se han dotado de medios de control, de comisiones, de unidades de vigilancia, de criterios de evaluación y de observatorios para comprometerse a favor de un objetivo de igualdad, compartido en lo básico a nivel internacional por cualquier sociedad con aspiraciones de progreso".

Ante la "gravedad" de estos hechos, los 622 firmantes han solicitado al Vicerrectorado de Cultura e Igualdad, que dirige Antonio Ariño, y al rector de la Universitat de València, Esteban Morcillo, que "suscriban la petición de dimisión del director de la Real Academia de la Historia y que el Ministerio de Cultura sea informado de este rechazo universitario".

La campaña de adhesiones continúa abierta en la página web, hasta que se pronuncie la Conferencia de Rectores de Universidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2011