Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lara presiona a sus tres diputados extremeños para que voten a Vara

Quedarán "fuera de la política de IU" si insisten en aupar a un Gobierno del PP

Los tres diputados electos de IU en Extremadura tendrán que optar, el día de la investidura del presidente de la Junta, entre dos órdenes opuestas: la de su dirección regional, que ha decidido que se abstengan y dejen gobernar al PP, y la de la federal, que hoy se desmarcará tajantemente de esa decisión y exigirá una rectificación inmediata para que siga gobernando el socialista Guillermo Fernández Vara. De lo que ellos hagan ese día -la fecha de la investidura aún no está fijada- depende el futuro político de Extremadura y el de la federación extremeña de IU. Cayo Lara, coordinador federal, lo advirtió ayer: quedarán "fuera de la política de IU" quienes no obedezcan la decisión "estratégica" de la organización.

La dirección federal confía en dar la vuelta a la situación en la reunión de hoy

El líder regional dice que la decisión de abstenerse "no es reversible"

¿Qué significa quedar fuera de la política de IU? ¿Expulsión fulminante? Lo aclararán hoy los 57 miembros de la presidencia federal, reunidos con carácter extraordinario en Madrid. "Expulsiones es una palabra muy fuerte. Por ser un asunto tan delicado, no vamos a hablar hasta que se pronuncie la presidencia", se limitó a decir Lara en rueda de prensa. El secretario de Organización, Miguel Reneses, afinó un poco más: "Si sus políticas quedan fuera de IU, la federación extremeña queda fuera de IU. Se autoexcluiría".

La dirección federal aún confía en poder "reconducir" la situación con una segunda resolución. Aunque lleva un mes intentándolo en vano. Los cinco dirigentes que viajaron a Mérida el fin de semana para tratar de convencer in extremis al consejo político regional -y se encontraron una "encerrona", según Reneses- también fracasaron. Pero "la diferencia ahora es que la decisión ya no corresponde tomarla en Mérida", aseguraba ayer el responsable de Política Electoral, Ramón Luque. "La competencia sobre la política de alianzas es federal".

Así es según los estatutos de IU de 2008: a los órganos federales compete la "aprobación, concreción y dirección de la política de alianzas en la medida que su naturaleza, dirección o contenido programático afecten a la coherencia del proyecto federal". Si una federación desobedece, hay que ir a un complejo (y largo) proceso de negociación que culmina en la comisión de garantías.

Abstenerse en una votación de investidura, que es lo que IU-Extremadura ha decidido hacer para acabar con tres décadas de mayoría absoluta "caciquil" del PSOE, no es exactamente "política de alianzas", pero afecta a "la coherencia del proyecto federal": la dirección teme un descalabro en las generales -y andaluzas- de 2012 si el PP se hace con el bastión extremeño gracias a IU.

Por eso la presidencia federal sostendrá hoy que la resolución que este órgano dicte está por encima de la que dictó el consejo político regional el pasado domingo, y la anula. Aun así, es improbable que la dirección extremeña rectifique, así que todas las energías se dirigirán a convencer a los tres diputados electos: Pedro Escobar (que es también el coordinador regional), Alejandro Nogales y Víctor Casco. "Estoy convencido de que votarán en función de lo que la presidencia federal diga que es la política de IU", afirmó lacónico Ramón Luque.

Sin embargo, Nogales confirmó ayer a este periódico que él no va a cambiar de opinión. "Me abstendré. Yo no soy miembro del consejo político federal, sino del extremeño. Nuestra militancia votó a favor de la abstención y eso hay que respetarlo", explicó. Escobar y Casco se manifestaron el domingo a favor de apoyar al PSOE, pero tras salir derrotados anunciaron que acatarían la decisión. Escobar reiteró ayer, adelantándose a las presiones, que la situación "no es reversible, ni siquiera desde Madrid".

Tras el 22-M, el PP tiene 32 diputados en Extremadura, el PSOE 30 e IU tres. Si finalmente Nogales se abstuviera y Escobar y Casco votaran al PSOE, se produciría un empate entre el socialista Fernández Vara y el popular José Antonio Monago. Si la situación se prolongase dos meses, habría que repetir las elecciones.

La mayoría de los coordinadores regionales de IU exigirán hoy previsiblemente una rectificación a la federación extremeña. Ayer, los únicos que mostraron "respeto" a su decisión fueron los de La Rioja, Murcia y Castilla y León, informa Europa Press. El de Madrid, Gregorio Gordo, y el asturiano, Jesús Iglesias, fueron los más duros. Este último apeló directamente a los tres diputados extremeños para que cambien de criterio. "O eso, o dejan de ser diputados de IU", dijo.

En 1995, IU favoreció un Gobierno del PP en Asturias siguiendo, en ese caso, la directriz federal. Se desplomó en las siguientes elecciones. También se desplomó IU en el conjunto de España tras las generales de 2000, donde mayor fue el acercamiento al PSOE.

"Vaya semana llevo..."

La semana pasada, Cayo Lara acudió a protestar contra un desahucio en Madrid y salió abucheado por jóvenes que coreaban el lema del Movimiento 15-M: "Que no, que no, que no nos representas". El domingo, cuando trataba de convencer a los 52 miembros del Consejo Político de IU-Extremadura de que apoyasen al PSOE, le cayó otra lluvia de abucheos. Esgrimiendo la "memoria histórica", acababa de asegurar que los dirigentes del PP son "los herederos" de los que fusilaron a centenares de republicanos en la plaza de toros de Badajoz durante la Guerra Civil. "Vaya semana llevo...", bromeó ayer el coordinador federal de IU, tras tachar el primer episodio de "incomprensible" y el segundo de "bochornoso".

Lara aseguró que no se ha planteado dimitir tras su derrota del domingo en la crisis extremeña, porque en todo momento ha defendido la posición federal de IU. "Este coordinador no ha violado la línea política de IU. Es una federación la que no ha cumplido lo acordado por el resto", señaló. Y se mostró optimista, dentro de la gravedad: "Todo está abierto hasta el día de la investidura", dijo. Tachó de "hipócritas" a quienes "aprovecharán esto para hablar de pinzas, cuando las pinzas son las que hacen PP y PSOE pactando la Ley Electoral o las ayudas a la banca". Pero concluyó que las cosas deberían haberse hecho de otra manera: "Yo habría puesto el documento programático el primer día encima de la mesa, para negociarlo con Guillermo Fernández Vara. Los compañeros extremeños lo han sacado el último día".

Aunque la militancia extremeña de IU había aprobado en asambleas (por un 75% de los votos) permitir un Gobierno del PP, e IU es una formación que apela continuamente a la participación de la ciudadanía, Lara opinó esta vez que "la democracia con mayúsculas, la auténtica soberanía" es la de las resoluciones del consejo político federal.

La reacción del PSOE

- Guillermo Fernández Vara, presidente en funciones de Extremadura, pidió ayer que no se culpe a IU de su derrota, pero adelantó que, desde la oposición, cargará sobre IU parte de la "responsabilidad" de las políticas del PP. "IU debe dejar claro que les permite gobernar de verdad: que permite la investidura y se compromete también con la acción de gobierno", dijo. "Están en su perfecto derecho [de abstenerse y dejar gobernar al PP] y yo los respeto por ello, pero a partir de este momento son responsables". - Marcelino Iglesias, número tres del PSOE, consideró "lamentable" la decisión de Izquierda Unida, aunque exculpó a la dirección federal y admitió que tal vez la relación de los socialistas con IU en Extremadura ha sido durante años "excesivamente fría y lejana".

- José Luis Rodríguez Zapatero, durante la Ejecutiva Federal del PSOE, expresó su convencimiento de que Cayo Lara ha hecho lo posible y lo imposible para evitar que se materializara la decisión de IU-Extremadura, según contaron fuentes socialistas a Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011

Más información