Crítica:LIBROS | ENSAYO
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Imágenes al servicio del franquismo

Ensayo. "Los artilleros son jardineros de la muerte que manejan el obús como una guadaña hacia la zona de minas...". La frase forma parte de uno de los documentales, Los conquistadores del Norte, que realizó la propaganda franquista durante la guerra, y tiene el pomposo estilo propio del vanguardismo irracionalista de Giménez Caballero, uno de los escritores falangistas que sirvieron en el bando rebelde. "Un Estado totalitario armonizará en España el funcionamiento de todas las capacidades y energías del país...": en este caso, la frase es de Francisco Franco, se refiere al régimen que pretende imponer y está incluida en otra película que, ya en 1937, buscaba proyectar hacia fuera de España la imagen del militar como estadista. En El pasado es el destino, Rafael R. Tranche y Vicente Sánchez-Biosca recogen estos detalles al hilo de un riguroso y documentadísimo recorrido (el libro incluye un DVD con cuatro horas de imágenes) sobre un periodo esencial, y poco conocido, de la batalla de la propaganda que libran las fuerzas rebeldes contra la República. Es el que va entre abril de 1938, cuando nace en el bando franquista el Departamento Nacional de Cinematografía (DNC) como instrumento de movilización y agitación, y los primeros cuarenta, en que cesa sus actividades. El estudio se detiene en dos películas que sirvieron de estandarte a la causa franquista -España heroica (Joaquín Reig, 1938) y Romancero marroquí (Enrique Domínguez Rodino, 1938-1939)-, analiza la prensa gráfica, las fotografías y carteles que cultivaron sus consignas y examina y reconstruye cómo se armaron el Noticiario español y los documentales del DNC, que justificaban y celebraban los triunfos de los rebeldes, casi al mismo tiempo en que se producían. Los hilos argumentales que empleó la propaganda franquista procuraron degradar a las instituciones republicanas presentándolas como un Gobierno criminal y celebrar la cruzada como una gesta que redime a España de sus divisiones, consigue la unidad nacional y sienta las bases para la vuelta del Imperio. BOE, cine y franquismo, el ensayo de Raúl C. Cancio Fernández, se inicia prácticamente donde termina el trabajo de Tranche y Sánchez-Biosca. En su caso, cuenta cómo el cine que se hizo durante la dictadura franquista obedeció, más que a los impulsos de la industria y de los creadores, a las órdenes de los sabuesos del régimen. Desmenuza, pues, cada nueva ley y su inmediata influencia en las películas que se filmaron en España entre 1939 y 1975. Desde muy pronto, sin embargo, se ve cómo las mordazas que diseña el régimen no siempre consiguen evitar la heterodoxia de algunas producciones. Rojo y negro, "único filme de auténtica concepción falangista", pasó por todos los gabinetes de censura y se estrenó a lo grande en la Gran Vía en 1942. Trata de la relación entre una falangista y un comunista en el Madrid del quintacolumnismo. No gustó a las nuevas autoridades: la cinta desapareció y se establecieron nuevas consignas -apologéticas, maniqueas y triunfalistas- para ocuparse de este tipo de cuestiones.

El pasado es el destino. Propaganda y cine del bando nacional en la Guerra Civil. Rafael R. Tranche y Vicente Sánchez-Biosca. Cátedra / Filmoteca Española. Madrid, 2011. 519 páginas. 30 euros. BOE, cine y franquismo. Raúl C. Cancio Fernández. Tirant lo Blanch. Valencia, 2011. 145 páginas. 19,90 euros (electrónico: 12 euros. En ambos formatos: 26 euros).

Sobre la firma

José Andrés Rojo

Redactor jefe de Opinión. En 1992 empezó en Babelia, estuvo después al frente de Libros, luego pasó a Cultura. Ha publicado ‘Hotel Madrid’ (FCE, 1988), ‘Vicente Rojo. Retrato de un general republicano’ (Tusquets, 2006; Premio Comillas) y la novela ‘Camino a Trinidad’ (Pre-Textos, 2017). Llevó el blog ‘El rincón del distraído’ entre 2007 y 2014.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS