Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Puertas a la pesadilla

Como el mercado de abastos de San Francisco de la excepcional Mercado de ladrones, de Jules Dassin, el barrio lisboeta de Cova do Vapor proporciona al debutante João Nuno Pinto el perfecto escenario, real y simbólico, para explicar el funcionamiento de esas puertas de acceso a la pesadilla capitalista que son auténticas zonas residuales de la degradación moral. En cierto sentido, América llega al cine negro por los caminos del cine social libre de sermoneos, de una manera similar a como lo hicieron los Dardenne de El niño (2005) y El silencio de Lorna (2008), aunque aquí la dramaturgia y las formas de expresión sean más convencionales.

João Nuno Pinto está contando, también, una historia de fin de raza: la de los miembros del que quizá sea el último clan, analógico y chapuceramente artesanal, de falsificadores de pasaportes para quienes creen llegar a la Europa del bienestar y se topan con insospechadas modulaciones del malestar. El portugués cuenta su historia a partir de la mirada de la sojuzgada esposa rusa del aparente líder de la banda: la figura en la que, poco a poco, se irá incubando el germen de la resistencia... aunque la huida sea, probablemente, imposible. Las angostas calles de Cova do Vapor convierten el desenlace en un tour de force claustrofóbico. María Barranco rompe su imagen con un papel lucido, pero la película contiene una nota amarga: es el trabajo testamentario de dos de sus actores, el español Paco Maestre y el portugués Raúl Solnado.

AMÉRICA

Dirección: João Nuno Pinto. Intérpretes: Chulpan Khamatova, Fernando Luis, María Barranco, Paco Maestre, Raúl Solnado, Dinarte Branco.

Género: drama. Portugal, 2010.

Duración: 111 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2011