La prima de riesgo bloquea la creación de empleo, según Francisco González

El presidente del BBVA ve inasumible el actual coste extra de la financiación de España - El directivo minimiza el impacto de que Bankia no salga a Bolsa

Con todas las alarmas financieras encendidas, el presidente del BBVA, Francisco González, no disimuló la gravedad de la situación que atraviesa España y culpó al Gobierno por la tardanza en la ejecución de las reformas. Ejemplificó los males en la situación de la prima de riesgo (la diferencia de rentabilidad que se exige a la deuda pública española frente a la alemana, considerada la más segura). "La economía española no puede asumir la prima de riesgo actual, pues limita nuestra capacidad de crecimiento y la creación de empleo", dijo.

Durante la inauguración de un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), González explicó gráficamente el poder destructivo de la prima de riesgo: "Por cada 100 puntos básicos que sube la prima de riesgo, se impide la creación de 160.000 puestos de trabajo en España y cuesta 12.400 millones en intereses anuales. Esta cantidad permitiría financiar con creces el plan de infraestructuras, que es de 8.400 millones", dijo el banquero

El BBVA pide sanear las cajas, definir las débiles y subastarlas
Almunia insta a seguir avanzando en las reformas en España
Más información
Trabajo y los sindicatos culpan a la banca del alza del paro
El presidente del BBVA prevé un cambio del ciclo político en España
El BBVA lidera las caídas en la Bolsa tras anunciar su ampliación de capital

El máximo ejecutivo del BBVA cree que lo normal es que la prima estuviera "30 puntos por encima de la deuda alemana. No nos podemos conformar con una prima de 260 puntos [ayer estaba en 253,4]". La única receta para mejorar la situación "es completar las reformas en materia de disciplina fiscal, la reestructuración de las cajas y la reforma laboral. Es muy urgente. Son cosas que deberían estar hechas y no lo están", reprendió al Gobierno, aunque prefirió no pronunciarse sobre si se deben adelantar o no las elecciones Esta parálisis, y su repercusión en los mercados, es la que está provocando que España no tenga crecimiento económico "y que se bloquee la creación de empleo", resumió el banquero. En su intervención no mencionó que para las entidades financieras la prima actual también es un problema porque encarece el precio del dinero y, por lo tanto, de los créditos, lo que reduce el margen financiero.

Respecto a las cajas comentó que había que "finalizar rápidamente su proceso de saneamiento, identificar a las débiles y subastarlas en condiciones de mercado. Hace falta que quienes las compren sean jugadores fuertes que inyecten capital, liquidez y gestión". "Estudiamos todas las oportunidades en las que podemos ser potenciales compradores", dijo sobre la CAM, aunque pareció preferir que fuera un "competidor extranjero" el que se pudiera quedar con ella.

El presidente del BBVA intentó quitar hierro a un posible pinchazo de Bankia en su salida a Bolsa en julio. "No creo que sea una supernoticia que Bankia tuviese que retrasar su salida a Bolsa, puesto que depende de los mercados y no tanto de la propia calidad de la entidad", afirmó. González sentenció que la primera regla para salir a Bolsa es "que los mercados estén receptivos". "No pasa nada si no se sale", dijo en referencia a las intenciones de la entidad que preside Rodrigo Rato, tras apuntar que "esto está pasando en todos los sitios y todos los días". "España no va a cambiar porque Bankia salga a Bolsa", indicó González, que aprovechó para recordar que lo importante es que "tenga un proyecto bueno" para presentar a los mercados.

El directivo del banco criticó las últimas medidas del mercado de trabajo. "Una buena reforma laboral es la que crea empleo. No hemos creado empleo con la reforma de hace un año, y no crearemos empleo con esta última". En el mismo tono bronco, González afirmó que la reforma de los convenios aprobada el pasado viernes no es "suficientemente ambiciosa como para superar las deficiencias del actual sistema de negociación colectiva". "No podemos permitírnoslo", añadió.

El ministro de Fomento, José Blanco, que compartíó acto con González, le replicó que "el problema de España no es que no se cree empleo, sino que en épocas de crisis se destruye mucho empleo porque falta flexibilidad en las normas".

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, reconoció ayer en Madrid que los mercados financieros "están muy nerviosos" por los problemas de la economía griega, "aunque no solo por eso", y ha instado a los países europeos a "hacer los deberes" con el fin de recuperar la confianza de los inversores y de los ciudadanos "que quieren soluciones".

Respecto de España, Almunia afirmó que más que un adelanto electoral lo que España necesita es seguir aplicando las reformas del Gobierno, llevar adelante los procesos que están en funcionamiento e impulsar la reforma de las cajas. En la presentación del número 200 del Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico (BIAM), editado por el del Instituto Flores de Lemus de la Universidad Carlos III de Madrid, señaló que lo mejor "para los intereses de la economía española y de los españoles que sufren la crisis" es continuar con las reformas "para evitar que haya más contagios de otros problemas". Almunia destacó que depende de lo que cada país haga para que los mercados "rebajen o relajen" la presión.

Almunia se mostró convencido de que en los próximos días la UE va a encontrar soluciones a los problemas que están encima de la mesa. Indicó que España está tomando decisiones y haciendo ajustes muy importantes, "algo que reconocen la UE, los mercados y los analistas", si bien subrayó que "la tarea no ha acabado y debe seguir aplicando las decisiones adoptadas y otras nuevas".

José Blanco, ministro de Fomento, y Francisco González, presidente del BBVA, ayer en Santander.
José Blanco, ministro de Fomento, y Francisco González, presidente del BBVA, ayer en Santander.PABLO HOJAS

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS