Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de 437.000 euros a Sanidad por detectar tarde un cáncer

El Servicio Madrileño de Salud de Madrid (Sermas) tardó más de tres años en darse cuenta de que los dolores de cabeza, mareos y vómitos que presentaba una chica de 17 años, en mayo de 2006, no eran migrañas sino un tumor cerebral. Por este "retraso importante", el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a Sanidad a pagarle una indemnización de 437.000 euros.

Cuando Silvia, que así se llama la paciente, acudió al médico en 2006, llevaba dos años con episodios de vértigo. El Sermas le diagnosticó migrañas porque desde los cuatro años padecía cefaleas y mala visión. Hasta agosto de 2007, más de un año después, no se le realizó un TAC cerebral. Fue la madre la que insistió en realizarle más pruebas, según aseguró la familia ayer. La prueba descubrió una inmensa tumoración de la que fue operada con urgencia un mes más tarde. Silvia tenía 20 años.

"Los indicios de tumor ya se podían apreciar años antes de su diagnóstico", concluye la sentencia. La joven tiene ahora 24 años y sigue en rehabilitación. El tumor le dejó graves secuelas en el habla, la vista, la movilidad y en la ingesta de alimentos y una minusvalía del 85%.

"Pasé de una vida normal a tener que depender siempre de alguien. No puedo hacer nada sola", explicó ayer la chica. El 10 junio 2009, la familia de Silvia, representada por la Asociación el Defensor del Paciente, presentó una reclamación de responsabilidad patrimonial contra el Sermas. Le reclamaron 750.000 euros. "Es una sentencia absolutamente justa. Llevaba años yendo al hospital y no hicieron nada. Cuando lo hicieron ya era tarde. Se podría haber evitado", ha subrayado Silvia.

La Comunidad se defendió alegando que los síntomas de la paciente eran compatibles con el diagnóstico de migrañas. Ha recurrido la resolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011