Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de cada cuatro pymes no obtiene los créditos que solicita

La banca alega falta de solvencia para denegar préstamos

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer por primera vez la Encuesta sobre el Acceso a Financiación de la Empresas. La conclusión es que una de cada cuatro pequeñas o medianas empresas (pymes) españolas que solicitó financiación a través de un préstamo en 2010 no pudo obtenerlo. En 2007 esto solo le sucedía al 10%.

El 24,2% de las empresas consiguió parte del crédito y el 50,6% logró el dinero que pidió en 2010. Hace tres años, el 80% de las empresas consiguieron todo el dinero que pedían a las entidades. Pese a que la cifra de rechazo es muy elevada, parece menor de la que se podía esperar por los comentarios de las diferentes asociaciones empresariales. El sector de la construcción es el que más negativas ha recibido.

El sector de la construcción, el que más negativas ha recibido en 2010

Las principales razones alegadas por los bancos y cajas de ahorros son cuatro, por este orden: los avales eran insuficientes; las empresas tenían baja calificación de solvencia; las entidades no dieron ninguna explicación y, en cuarto lugar, tenían demasiadas deudas en vigor. Hubo ocasiones en las que fueron las empresas las que rechazaron la oferta de la banca. ¿Por qué? Según la encuesta del INE porque los tipos de interés ofrecidos eran demasiado altos o porque otras condiciones de los préstamos "no resultaban aceptables".

Si se compara con lo que ocurre en Europa, la situación es más desfavorable para las empresas españolas, según la última encuesta del Banco Central Europeo (BCE) sobre este asunto, que abarca de septiembre de 2010 a febrero de 2011. Si en España el 25% de las empresas tienen dificultades para la financiación, en el resto de la zona euro solo les ocurre esto a un 14% de las sociedades. En el caso de las grandes empresas, el 19% de las españolas no logran crédito frente al 10% de las de la zona euro.

Lo peor de los datos del BCE es que mientras que en Europa las perspectivas eran que mejorara el acceso a la financiación bancaria, en España era lo contrario. Respecto a la percepción que las empresas tienen de estos cambios, seis de cada 10 pymes considera que la disposición de los bancos a facilitar el crédito ha empeorado desde 2007 y estima que necesitará financiación externa en el periodo 2011-2013 para mantener la marcha del negocio, según el INE.

Otro asunto netamente español es la gran dependencia del crédito bancario y el escaso recurso a los mercados mediante la emisión de activos. Según los datos recogidos por el INE, el 97% de las peticiones se hizo a la banca frente al 6,4% que se reclamó a fuentes financieras. En 2007 los porcentajes eran casi idénticos. En lo que sí ha habido cambio es en que los propietarios o directivos han puesto dinero propio en un 21,6% de los casos, frente al 13,6% de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011