Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo da una semana de plazo para cerrar el pacto de convenios

Rosell vuelve a toparse con la resistencia de los dirigentes de la CEOE, que le piden más concreción y seguir negociando

Más de dos meses después de que venciera el plazo legal para que sindicatos y empresarios cerraran un acuerdo para reformar las normas de la negociación colectiva, el Gobierno se ha cansado de esperar. La semana que viene el pacto tiene que estar listo, exigió ayer el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. Si al final no hay acuerdo, el Ejecutivo, obligado por la reforma y empujado por Bruselas y los mercados, tendrá que sacar adelante el cambio en solitario. No obstante, también entre los agentes sociales empieza a entenderse que las conversaciones no pueden demorarse más. De hecho, ayer la Junta Directiva de la CEOE instó al presidente, Juan Rosell, a seguir negociando, pero no más allá del 3 de junio.

Los líderes de los agentes sociales retoman hoy las conversaciones

El Gobierno aborda con patronal y sindicatos la contratación juvenil

El deseo del Gobierno siempre ha sido que la reforma de la negociación colectiva, la última significativa del programa de José Luis Rodríguez Zapatero, saliera adelante con pacto. Creen en el departamento que dirige Gómez que de no ser así, está destinada al fracaso. Pero el acuerdo no llega. Y el tiempo se acaba.

El proyecto de ley de esta reforma no puede retrasarse más, de lo contrario no podría tramitarse en esta legislatura. Así que el viernes 3 de junio o el siguiente, el 10, se antojan las últimas fechas en las que el Consejo de Ministros podría abordar este texto legal. Además, el 6 de junio acaba el plazo de presentación de enmiendas a la reforma de pensiones, en la que Trabajo pretende incluir lo pactado sobre el control del absentismo y los cambios en las mutuas de accidentes laborales.

"Los avances en las negociaciones son prácticamente totales", afirmó ayer Gómez confiado. Pero lo cierto es que las señales que se emiten desde CEOE no son tan optimistas. Al contrario. En las reuniones que mantuvieron ayer los órganos directivos de la patronal (Comité Ejecutivo y Junta Directiva), Rosell volvió a topar con la resistencia de su organización a firmar ningún acuerdo si no hay mayor concreción y el resultado final se acerca más a las tesis de la patronal. Así que se le instó a seguir negociando.

A la cabeza de esas reivindicaciones se sitúa la patronal madrileña (CEIM), dirigida por el vicepresidente primero de CEOE, Arturo Fernández. CEIM, uno de los grandes apoyos de Rosell para acceder a la presidencia de la patronal, no dudó ayer en publicar una propuesta en la que, entre otras medidas, contempla la acotación de la prórroga automática de los convenios a un máximo de seis u ocho meses. Ahora es indefinida hasta nuevo acuerdo.

En la reunión de la Junta Directiva, que duró unas dos horas, Rosell trató de hacer ver a los asistentes, unos 200, que en una negociación no se puede aspirar a las reivindicaciones máximas de la organización. Firme partidario de negociar y llegar a un pacto, el líder de la patronal dijo: "No tenemos cromos para cambiar".

Apuntan fuentes empresariales que Rosell también informó a los presentes en ambos encuentros de que, por el momento, las conversaciones que mantiene con los sindicatos no han cristalizado en la redacción de ningún documento conjunto (también desde los sindicatos se admite este punto). No obstante, Rosell sí contó que en la última reunión con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, concretaron aspectos referentes a la flexibilidad interna: jornadas, bolsa de horas, movilidad geográfica y horas extraordinarias.

Otro aspecto importante de la reunión que los líderes sindicales y empresariales celebraron el pasado martes es que Rosell se presentó en el encuentro con un memorando en el que se resume las medidas que Bruselas ha impuesto al Gobierno portugués para acceder al rescate financiero. En el documento se habla de la reducción a un máximo de 18 meses de la prestación por desempleo o la bajada de la indemnización por despido de 30 días por año trabajado a 10. Fuentes sindicales admiten que Rosell les entregó el memorando, pero no entienden que tenga ningún tipo de conno-tación.

Las negociaciones continúan hoy y se intensifican. Los máximos responsables de los agentes sociales se verán las caras por la mañana. Ya por la tarde, y con la participación del Ejecutivo abrirán un nuevo frente: sindicatos, patronal y Trabajo pondrán en marcha una mesa de trabajo en la que se pretende abordar la difícil situación del empleo juvenil (casi un 45% de tasa de paro). Los contratos de los jóvenes serán uno de los temas que se abordará en estas conversaciones. Este fue uno de los compromisos que Zapatero asumió con los agentes sociales en la última reunión que tuvo con ellos en La Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2011