Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran franquicia mundial del arte

Tras Miami, los responsables de Art Basel abren sucursal en Hong-Kong y se lanzan a la conquista del mercado asiático - Los planes de apertura apuntan a 2012

El rumor era persistente desde hace ya tiempo en los pasillos del selecto universo del arte. Y ayer el rumor se hizo realidad: la feria Art Basel, reina absoluta del mercado del arte contemporáneo, comienza su expansión en Asia creando un nuevo centro de operaciones en Hong- Kong. La ex colonia británica sigue así los pasos de Miami, cuartel general en tierras americanas de esta feria que nació en la serena Basilea un día de junio de 1970. En esos tiempos, las obras se exponían casi tiradas por el suelo en un alegre caos creativo, y la cita suiza debía competir con la (entonces) temible feria de Colonia. Mucho tiempo ha transcurrido desde que el legendario galerista y coleccionista Ernst Beyeler fundara la feria. Hoy, Art Basel se erige en ama y señora de un mercado en plena expansión, que parece ignorar el significado de la palabra crisis.

Los directivos de la cita Suiza llevaban 10 años estudiando el mercado de Asia

Si hay un lugar del mundo donde el término expansión parece cobrar especial sentido, ése es sin lugar a dudas Asia. "De hecho, Art Basel lleva años visitando esta parte del mundo pues Asia es una región a considerar, que incrementa cada vez más su interés", comentó ayer a este diario Annette Schönholzer, codirectora de Art Basel junto con Marc Spiegler. Su intención es que la nueva sucrusal abra la persiana en 2012.

La operación Miami aseguró en su día a los responsables de Art Basel un control casi absoluto del continente americano. Sobre su apuesta de ahora por Hong-Kong y Asia en general, Schönholzer explicaba ayer: "La ex colonia es un lugar estratégicamente central para llegar a toda Asia, y que representa a la perfección el encuentro de Oriente y Occidente. Además, es el corazón financiero del continente, donde no se pagan impuestos sobre la compra y venta de obras de arte. Otro factor esencial es que el inglés es la lengua principal en la ciudad y que la ciudad está realizando inversiones masivas en arte y cultura". Art Basel depende deMesseSchweiz, una empresa de Basilea que controla esta cita ineludible para amantes del arte y coleccionistas del mundo entero. La empresa suiza firmó un acuerdo de compra con Asian Art FairsLimited, sociedad propietaria de la feria Art Hong Kong. Con esta operación, los suizos establecen un virtual "monopolio" del mercado del arte contemporáneo a escala planetaria. Con sus tres sedes -Basilea, Miami Beach y Hong-Kong- la feria de Basilea se convierte de facto en una franquicia mundial del arte contemporáneo, algo que ninguna de sus ferias competidoras de Londres, Berlín, París o Nueva York puede ni siquiera empezar a soñar. Al menos por el momento.

La nueva expansión de Art Basel en Asia no tendrá una realidad concreta inmediata. "Aún es pronto para saber todos los detalles, ahora comienza la fase de estudio y evaluación. Lo que está claro es que necesitamos un cierto tiempo para llegar a ofrecer el nivel de servicios al que están acostumbrados los clientes de Art Basel", comenta Spiegler. De hecho, el codirector de la feria recuerda que durante el "reinado" de Sam Keller, arrancar con Art Basel Miami Beach supuso más de cinco años de trabajo a nivel logístico y organizativo. "De la misma manera, llegar a esta implantación en Asia ha sido un muy largo proceso, pues llevamos 10 años observando con atención el mercado asiático", comentó a su vez Annette Schönholzer.

¿Qué siente esta curiosa pareja al haber llevado la marca Art Basel a tres continentes? "Puede decirse que operamos ya en cuatro continentes", objeta Marc Spiegler, "puesto que Miami nos permite acceso tanto al sur como al norte de América". ¿El modelo que Art Basel ha logrado imponer en Estados Unidos puede ser repetido? "Ahora tenemos una presencia aún más global", continúa Spiegler, "pero no pensamos decir lo mismo en cada feria de cada continente; lo que realmente nos interesa es adaptar la visión de Art Basel de una forma específica a cada una de estas ciudades, pues cada una es diferente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 2011